• Regístrate
Estás leyendo: Mancera, el Super Saiyajin
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 22:41 Hoy

Mancera, el Super Saiyajin

Publicidad
Publicidad

Ya la verdad no sé quién ha llorado más, si Roger Federer al ganar su Abierto número 20 en Australia, o los elementos de la SSP de la CdMx al definirse “como buenos policías” y que mientras Marcho Antonio Sánchez estuvo en su poder, prácticamente le dieron masajes tipo reiki y terapia de reflexología para que el pobre estudiante de la prepa 8 de la UNAM no se sacara de onda después del humanista apañón que le aplicaron. No, bueno, hagan de cuenta que se habían echado la temporada completa de La rosa de Guadalupe. Y por supuesto los capitalinos, que hemos visto estos últimos años cómo la autoridad se ha vuelto cada vez más humanista y mejor entrenada, portadora siempre de los más altos protocolos en materia de derechos humanos y vigilantes a ultranza del debido proceso, creemos en estos gratos personajes, que deben ser muy celosos de su deber.

Por eso tiene razón el dotor Mancera al defenderlos con el corazón en la mano; se tardó cuatro días en entrar en acción para buscar a Marco Antonio, pero para apoyar a sus muchaches reaccionó de volón pimpón, como debe ser. De veras que es increíble que las redes sociales se pongan tan heavy metal en temas nimios como la desaparición dizque forzada de un joven que ni de su familia es, para perturbarle la tranquilidad al próximo ex jefe de Gobierno que anda en lo suyo suyito de él. Seguramente estaba don Miguel Ángel muy quitado de la pena en la intimidad de su despacho, ayudándole al dotor Mit a hacer unas cuantas planas de “Se dice resuelto, no resolvido” (¡n’ombre, un genio!) cuando, para su asombro, se le aparece el hashtag #DóndeEstáMarcoAntonio. De veras que esa gente del Twitter no tiene nada que hacer y ahora hasta exigen la renuncia de todos en la tan bien estructurada Secretaría de Seguridad Pública por no haber escoltado al golpeado y desorientado muchacho hasta el Mordor del Edomex.

De veras, una institución sólida y competente como los aspirantes a candidatos, como El Bronco, Margarita y Ríos Piter, que milagrosamente están reuniendo sus firmas para llegar a las boletas sin broncas ni nada. Y por más acusaciones que reciben sobre asuntos fraudulentos, siempre salen airosos (menos Pedro Ferriz, que ha pasado de acusador a acusado). En México no hay tráfico de firmas ni de credenciales, pues las puedes comprar por kilo hasta en Tepito.

Como quiera que sea, es una tranquilidad que Mancera y su espléndido grupo de Sherlocks estén dando la batalla por defender el nombre y el prestigio. En algún momento alegarán, con una pequeña ayuda de La Razón con titulares del tipo “No estaba muerto, andaba de parranda”, que en realidad Marco Antonio atacó con sus superpoderes de Saiyajin a los indefensos policías y que como iba hasta las chanclas, se tropezó y aterrizó de cara (por eso anda rapado y golpeado) y que de seguro es el nuevo líder del Cártel de Tláhuac.

Solo por eso, que lo vuelvan a apañar para abandonarlo grogui en Reynosa.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.