• Regístrate
Estás leyendo: La lógica huarachuda de Calderón
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 20:12 Hoy

Política cero

La lógica huarachuda de Calderón

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

No me sorprende que en las encuestas de internet, la mayoría quisiera ver en Ciudad Universitaria unos operativos tipo Guerrero (supongo que habrá quien quiera ver al 27 Batallón de Iguala metido en el campus nada más para emparejar el paisaje de la patria), porque por alguna razón que tiene que ver con la propaganda y el síndrome de Margarita Zavala, todavía se cree que la narcoguerra estilo Calderón serviría para erradicar el negocio de las drogas en la UNAM en un territorio, el de los frontones (espacio para grandes gestas basquetboleras y tremendos torneos de frontón con viejas raquetas de aluminio). O sea, sí estaban los dealers de siempre que, a pesar de su lastimosa condición física, le entraban a las retas sin molestar a nadie. Hoy vemos a los entenados del Ojos, que se creen Zetas Región 4, y que luego de atascarse de narcoseries dejan a su paso muertos y balazos en la zona.

Como que a falta de conocimientos de geografía y estrategia lo único que se les ocurre a los funcionarios que medio funcionan es exigir que los federales solucionen un problema que claramente los rebasa. La onda jelipista es como una enfermedad venérea que no parece reaccionar ni ante los antibióticos ni mucho menos ante el sentido común. Da un poquito de terror escuchar a Renato Sales y al dotor Mancera, que tiene manitas de estómago, declarar que están listos para actuar en CU. Del terror que sueñen con convertir aquello en Guerrero y Michoacán.

Por supuesto, ya hay quien también propone la línea trumpista para que maestros y alumnos anden armados por si alguien del cartel de Tláhuac se pone muy loco, algo que sin duda contribuirá a calmar la histeria colectiva que se ha desatado. Nada más falta ver a YoconYunes gritando que todo es culpa de Javidú. O sea, no es que se pretenda hacer de CU un municipio autónomo, pero sí salvaguardar la autonomía antes de que los ultraderechosos vengan encabezados por Mikel Carriola como a podrirlo todo.

Lo único bueno de los operarivos más recientes es que abren un nicho de oportunidad si en vez de mandar a los narcomenudistas al tambo los llevan de las orejas a dar un tour por las facultades a ver si algo de cultura les extrae el reguetón que traen por dentro. Esto solo se comenzará a resolver si se hace un verdadero trabajo de inteligencia, debates e información sobre las drogas y su despenalización para fines no solo médicos sino lúdicos también, que según la vanguardista señora Zavala, acusa de ingenuidad.

En la UNAM se puede derrotar la lógica huarachuda de Calderón que, como la experiencia nos ha permitido comprobar, ha servido para maldita la cosa.

Una narrativa de pensamiento fútil que solo puede ser comparada con la de Damián Zepeda y el Nuño Artillero que, en defensa de sus candidatos, el party animal Anaya y el Dotor Mit, parece que están reportando para la sección “Así o más corrupto”. ¿Y de veras queremos que haya más debates?

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.