• Regístrate
Estás leyendo: Son mucho más que 39
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 23:50 Hoy

Desde el biopoder

Son mucho más que 39

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Un total de 39 indocumentados fueron abandonados dentro de una caja de un tractocamión frente a la tienda Walmart de la ciudad estadunidense de San Antonio. Al interior de la unidad, el aire acondicionado no funcionaba. El número de muertos por el calor y la asfixia es de 10 personas.

De los indocumentados que perdieron la vida, con base en los datos que se tienen confirmados a partir de entrevistas realizadas por personal del Consulado General de México en la ciudad norteamericana, cuatro eran de origen mexicano.

La tragedia es evidente. Las vidas perdidas en la búsqueda del llamado "sueño americano" representan la necesidad de realizar un cambio en las políticas implementadas por México, Estados Unidos y los países centroamericanos. Nadie merece morir y todo mundo tiene derecho a mejorar su nivel de vida en su país o en cualquier otro.

En los videos que tiene la Policía de Texas, se observó que varios vehículos llegaron y recogieron a muchas personas que estaban en ese remolque y que sobrevivieron al viaje.

El conductor y propietario del tráiler, identificado como James M. Bradley, de 60 años, fue detenido por la policía de San Antonio bajo cargos estatales y federales de contrabando de extranjeros.

La muerte de las 10 personas solo se compara con los hechos de mayo de 2003, cuando 19 inmigrantes fallecieron asfixiados por el calor en la caja de un tráiler que fue abandonado cerca de la comunidad de Victoria, Texas.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, estima que el tráiler pudo haber transportado a más de 100 personas. El tractocamión estuvo detenido, al menos desde la noche del sábado en una esquina del estacionamiento de la tienda en el suroeste de San Antonio, en la zona de la carretera interestatal 35 que conecta a San Antonio con Laredo, Texas.

Son mucho más que 39, mucho más que 100, los indocumentados que querían una oportunidad. Son miles y miles de mexicanos, guatemaltecos, hondureños, salvadoreños, nicaragüenses y de todo el continente Americano, los que piden una oportunidad que en sus países no tienen.

Ni las políticas de Donald Trump, ni un muro, detendrán el flujo migratorio de seres humanos que persiguen una esperanza. Las necesidades son enormes ¿Qué pueden perder los migrantes si en sus zonas de origen ya son tratados como seres sin vida?

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.