• Regístrate
Estás leyendo: El acoso releído
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 19:35 Hoy

Ruta norte

El acoso releído

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Hace treinta años, en agosto de 1989, leí por primera vez El acoso (1955), novela corta de Alejo Carpentier (Lausana, 1904-París, 1980). 

De aquella primera incursión recordaba muy poco, casi nada, salvo la idea general: que narra la breve historia de una persecución entre edificios y calles habaneras con el telón de fondo de la Sinfonía Heroica, de Beethoven. Fuera de eso, el caset de mi memoria (que no llega ni a CD), no retenía nada. 

Dije persecución y quizá debo aclarar que más bien es huida, pues todo el tiempo seguimos al protagonista, al acosado, no a sus difusos persecutores.

Borges decía que más que leer, le gustaba releer, pero lamentablemente para releer hay que haber, primero, leído. Tras la relectura de El acoso saco en conclusión que debo revisitar toda la obra carpenteriana recorrida hace tres décadas. 

Lo digo porque tras el paso de tanto tiempo siento que he disfrutado más El acoso, y junto con esto he podido apreciar con mayor hondura el estilo suntuoso de Carpentier, su ritmo poético envolvente, denso por la profusión de insinuaciones, de detalles que recogen el contexto como una cámara que con barroca y voluptuosa precisión registra todo.

La acción se ubica en la Habana, en los treinta, y comienza con un taquillero de sala de conciertos. Mientas tocan la Heroica, a la sala entra un sujeto agitado, el perseguido: este es el presente del relato.

En otro plano espacio-temporal, un exestudiante de arquitectura se involucra con grupos políticos. 

Llegó de Sancti-Spíritus a la capital. Tras el fashback, vemos que vive aislado en un edificio colonial. Es el acosado. Una vieja enferma lo protege en un cuartucho. En la azotea, a la que sube en la noche para respirar, oye, sin saber quién toca, al taquillero que ensaya música seguramente de Beethoven.

Cuando la vieja muere, el acosado debe salir del escondite y atraviesa la ciudad, pero no encuentra salvación. 

Mientras tanto se revela que mató, que fue un sicario y en los vaivenes de la política lo apresaron, lo torturaron y delató para salvarse. En la escapada de la noche atroz da con la sala de conciertos, donde sospecha que se librará de sus persecutores.

Volver con la frente marchita, luego de treinta años, a la prosa impar de Carpentier —nada parecido a lo que se escribe hoy— es una revelación, como si lo saludara por primera vez.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.