• Regístrate
Estás leyendo: Peña-Beltrones, una mancuerna que no funcionó
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 16:55 Hoy

Radar

Peña-Beltrones, una mancuerna que no funcionó

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

El presidente Enrique Peña Nieto y el hasta ayer dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, competidores por la candidatura presidencial priista en el 2012, decidieron el año pasado, luego de las elecciones intermedias, jugar en equipo. La apertura de Peña Nieto de entregar al PRI a quien le disputó el camino a Los Pinos, se leyó como un gesto de madurez y generosidad política. Sin embargo, los resultados de esa mancuerna, a juzgar por los resultados del 5 de junio y el “mal humor” que el propio Presidente reconoce tienen los mexicanos a su gobierno, no fueron los que ellos esperaban.

Más allá de los malos resultados para el PRI hace tres domingos, cuando perdió 7 de 12 gubernaturas en juego, con lo que Manlio no cumplió la meta de ganar 9 que él mismo se fijó, su renuncia ayer a la dirigencia nacional del PRI, es un reconocimiento implícito a que el gobierno peñista y su partido el PRI, no lograron el entendimiento esperado.

El PRI de Manlio no acompañó al Presidente, al menos así se vio con sus legisladores en el Senado y en la Cámara de Diputados, donde pospusieron sus temas de seguridad y mando único policial, y hasta le reprocharon que sus iniciativas en pro del uso lúdico de la mariguana y a favor de los matrimonios igualitarios, le afectaron al PRI en las elecciones del 5 de junio, al ahuyentar el voto de muchos mexicanos conservadores. En el caso de la iniciativa #3de3, a los senadores del PRI, se les atribuye no dejar pasar la máxima publicidad de las declaraciones patrimonial , fiscal y de conflicto de interés, como exigían más de 600 mil mexicanos que firmaron esta iniciativa, lo que volvió a golpear a Peña Nieto en uno de sus grandes déficits: la credibilidad por los escándalos de corrupción e impunidad. Si eso fuera poco, el incluir de última hora a los empresarios que le venden al gobierno entre los sujetos obligados a publicar su declaración patrimonial, le abrió otro frente al Presidente con la Iniciativa Privada.

De estos temas habrían platicado incluso el propio Peña Nieto y Beltrones en una reunión la semana pasada, en la que le anunció su renuncia, y le fue aceptada, por considerar que a nadie convenía un PRI que llegara con una dirigencia en una posición de debilidad. Se habla incluso de momentos ríspidos al evaluar algunas de las campañas electorales en los estados en los que se perdió, y la opacidad con la que se manejaron muchos de los operadores políticos en cuestión de recursos. Así como cuando se habló de los casos donde el partido se vio debilitado por las pugnas al interior del gabinete presidencial, y algunas traiciones como en Quintana Roo, donde se jugó para el PAN. Superados esos puntos álgidos de la evaluación pusieron en la mesa los nombres de Emilio Gamboa y José Calzada como posibles sustitutos en el CEN del PRI.

Quien llegue tendrá cuesta arriba el reto de lograr un PRI competitivo para las elecciones del 2018, en cuyos resultados se verá si tomaron buenas o malas decisiones. Veremos.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.