• Regístrate
Estás leyendo: Los compromisos “Canaco 129” vs la corrupción y la inseguridad
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 11:02 Hoy

Radar

Los compromisos “Canaco 129” vs la corrupción y la inseguridad

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Fernando Topete, el presidente de la Cámara de Comercio de Guadalajara, pospuso lo más que pudo el acto conmemorativo del 129 aniversario de la institución empresarial más influyente de Jalisco, que reúne año con año a la clase política, gubernamental, de la iniciativa privada y sindical, la academia y los liderazgos de la sociedad civil tapatía.

Pese al riesgo de que muchos de los invitados se fueran de vacaciones, el anfitrión no quiso hacer el evento antes del 18 de julio, fecha límite para aprobar las Leyes del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), para llegar con la certeza de si los diputados habían cumplido o no con esta tarea, y en qué medida.

Más aún porque la Canaco tomó como bandera esta causa y emprendió toda una campaña entre sus agremiados, cuyo lema era que la "corrupción no merece tiempos extras" y su exigencia el "Sistema Estatal Anticorrupción YA".

Topete acertó en el timming. Ante el avance mínimo en el SEA, que se quedó corto para dar plena autonomía al Fiscal autónomo, al anticorrupción, al auditor y los nuevos magistrados, en el patio principal de la Canaco se generó una especie de catarsis que desembocó en una serie de compromisos, no sólo para ir por un verdadero modelo para combatir la corrupción y la impunidad, sino para hacer un frente común contra la inseguridad. Las dos grandes preocupaciones de los jaliscienses.

Impulsores de esta atmósfera fueron los discursos de emprendimiento e innovación del empresario inmobiliario y financiero Raúl Uranga, que se llevó el premio al Mérito Joven Emprendendor; el de solidaridad que dio Roberto Tapia, en representación de Carlos Slim, cuya Fundación se llevó la Medalla de Honor; pero sobre todo el potente mensaje del principal homenajeado, el emblemático líder empresarial jalisciense Ignacio Aranguren Castiello, quien con toda su reputación y autoridad moral llamó a combatir la pobreza, con crecimiento económico, pero más con educación y con combate a la corrupción y la impunidad. El llamado al frente contra la inseguridad vino del líder de la Canaco, al advertir del incremento en los índices delictivos. Y desde luego no podía dejar de exhortar al Poder Legislativo a aprovechar el debate de las leyes secundarias para lograr un modelo anticorrupción verdaderamente independiente y autónomo.

Tocó el turno al gobernador Aristóteles Sandoval, y en ese mood aspiracional, se comprometió a que los fiscales general y anticorrupción, los designen a partir sólo de propuestas del Comité de Participación Ciudadana, y pidió a las diputadas y diputados que se legisle lo mismo para elegir al auditor superior y a los nuevos magistrados. Queda pues el reto a la Legislatura LXI de cumplir esta exigencia social, y escapar a su tradicional esquema de reparto por cuotas político-partidistas para definir estos cargos, que de prevalecer, provocarían el incumplimiento de parte de los compromisos asumidos en los 129 años de la Canaco.

jaime.barrera@milenio.com
twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.