• Regístrate
Estás leyendo: Alianza agoniza en hospitales
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 09:18 Hoy

Radar

Alianza agoniza en hospitales

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Aunque el gobierno del estado accedió a la demanda que ayer mismo plantearon los directivos de los Hospitales Civiles en un desplegado público, de establecer mesas de trabajo para acordar los términos de los pagos que reclaman, lo cierto es que ambas partes llegarán a dialogar con muchas desconfianzas mutuas, y más como estrategia para medir las pretensiones y alcances del contrario, por si la tensión sigue al alza.

Por el lado de los Hospitales Civiles y de la UdeG, reclaman malos tratos del titular de la Secretaría de Salud, Antonio Cruces Mada, al que también señalan de manejos irregulares cuando estuvo, hasta hace un par de meses, al frente del Seguro Popular. Por eso, dicen, se retrasaron los pagos a los Hospitales Civiles por los servicios médicos que presta a ese programa. Es tal la molestia que les genera este funcionario, que no lo quieren como interlocutor.

De la Secretaría de Salud responden que sin problema enviarán hoy al nuevo titular del Seguro Popular, Celso Montiel, pero acompañado de Cruces. Sostienen que no se han dejado de canalizar recursos a esos nosocomios (más de lo que Emilio les dio en todo su sexenio), y ven el paro laboral de la semana pasada más como una medida de presión que una suspensión del servicio médico y quirúrgico por una verdadera falta de recursos. Concluyen que el motivo de fondo de la irritación hospitalaria universitaria es la auditoría que anunciaron se hará a los Hospitales Civiles, por la no comprobación de diversos gastos de un ejercicio presupuestal anual casi de 5 mil millones de pesos, entre recursos estatales, federales y de ingresos propios.

Con esos recelos llegarán hoy las partes a la mesa de negociaciones que les dispondrá la Secretaría General de Gobierno.

Cierto es que el presupuesto a los Hospitales Civiles, y otros temas, han enfrentado a otros gobiernos estatales con la UdeG, especialmente a los últimos tres de la primera era panista en Jalisco. Los conflictos fueron in crescendo. Leve con Alberto Cárdenas, mucho más tenso con Francisco Ramírez Acuña, y la guerra con Emilio González, que más que el dinero a los hospitales, abrió hostilidades contra el líder del grupo político que domina la UdeG desde 1989, Raúl Padilla, por el uso discrecional de los recursos públicos en el Auditorio Telmex y el Teatro Diana entre otros reclamos de opacidad y corrupción.

Ante esta escalada del conflicto, el Grupo UdeG apostó con todo al regreso del PRI en 2012, y con la llegada de Jorge Aristóteles Sandoval consolidaron una relación de poder que paró ese ambiente de confrontación en el estado. La alianza fue tan sólida que en Casa Jalisco dejaron pasar aquel reencuentro de los otrora archienemigos Raúl Padilla y Enrique Alfaro, que hizo perder al PRI las mejores posiciones en el Congreso al inicio de la pasada Legislatura.

Ojalá igual hoy paren los tambores de guerra y en beneficio de los miles de pacientes que no tienen otra alternativa de salud, saquen los documentos y las cuentas para que se aclare públicamente quién tiene la razón. Nada mejor que mayor transparencia para los civiles y para el seguro popular. Eso sería lo ideal, pero lo cierto es que las posibilidades son pocas porque la alianza entre el ex rector y el gobernador parece que agoniza en la crisis de los hospitales que abrió hace más de 200 años Fray Antonio Alcalde.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.