• Regístrate
Estás leyendo: Nuestra gran deuda con la ciudad
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 23:47 Hoy

Afinidades Selectivas

Nuestra gran deuda con la ciudad

Héctor Zamarrón

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Ciudad de México vive la paradoja de concentrar periódicos, radiodifusoras, canales de televisión, portales de internet, redes sociales y todo tipo de medios de comunicación pero muy pocos periodistas que cuenten su historia cotidiana, sus conflictos.

Esto es un mea culpa. No cubrimos bien las ciudades, al menos lo que ocurre con ellas en el mediano y largo plazos, más allá del bache, la falta de luz, el choque de vehículos, los apagones, incendios o crímenes cotidianos.

Aún debemos los grandes reportajes sobre los procesos de gentrificación en curso, sobre la urbanización acelerada del poniente y sus excluyentes ciudadelas, de las que Bosque Real y Santa Fe son prototipos. Falta una discusión pública sobre el agua y su futuro, sobre la gran crisis que se avecina.

Atrapados por el querer ser grandes medios nacionales, los diarios asentados en el Valle de México optan por minimizar los temas urbanos o dejarlos solo en Ciudad de México, excluyendo a los municipios metropolitanos.

Tampoco es fácil ni sencillo explicar lo que ocurre con temas complejos como usos de suelo, transferencia de potencialidades, polígonos de actuación, extracción de plusvalías, dictámenes de factibilidad hídrica, manifestaciones de impacto ambiental, obras de mitigación vial, etc.

Otros temas nos son invisibles por completo por razones de género o falta de perspectiva. Son escasas las miradas hacia la forma en que viven las mujeres en el espacio público y en el transporte, hacia quienes dedican su día a tareas de cuidado, sin pago ni reconocimiento, a los suburbios y la violencia que viven sus habitantes.

No contamos bien los conflictos. Se nos olvida que las ciudades son un espacio natural del conflicto, del caos, que la disputa social se da en sus calles, en proyectos como el de Mitikah, el edificio de 67 pisos de altura que se levanta a orillas del pueblo de Xoco, divorciado del mismo, o la decena de altas edificaciones que lo rodean.

Vivimos socialización de costos y apropiación privada de los beneficios, reproduciendo la desigualdad y la exclusión, que ya de por sí son flagelos de las ciudades modernas.

La información puede emparejar el territorio del conflicto, reducir asimetrías y poner la atención de la esfera pública en problemáticas que afectan a los excluidos de siempre. Requiere imaginación, esfuerzo, reinventar prácticas comunes en los medios, pero sobre todo, decisión de cambiar.

Así que desde las redacciones tenemos una deuda histórica, un compromiso con nuestras ciudades que esta semana nos recordaron Álvaro Uribe, Antonio Azuela, Juan Correa, Ciro Biderman, María Cristina Rojas, Juan Pablo Garnham y Laura Mullahy, entre otros, a un par de decenas de periodistas de Latinoamérica en un foro sobre ciudad, territorio y suelo organizado por el Instituto Lincoln.

Parte de la discusión se puede ubicar en las redes bajo la etiqueta de #PeriodismoyCiudad y en la cuenta de @landpolicy, además de algunas reflexiones que en lo personal compartí en Twitter.

Hagamos ciudad.

hector.zamarron@milenio.com

@hzamarron

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.