• Regístrate
Estás leyendo: La batalla por la Guardia Nacional
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 22:26 Hoy

Afinidades Selectivas

La batalla por la Guardia Nacional

Héctor Zamarrón

Publicidad
Publicidad

El campo está listo, los ejércitos velan armas, los generales depuran estrategias y en unas horas comienza la gran batalla que permitirá el nacimiento legal de la Guardia Nacional (en los hechos ya está en marcha) o que demorará su existencia.

El Presidente y su partido no tienen los votos que requieren para modificar la Constitución, necesitan el apoyo extra que en la Cámara de Diputados les dio el PRI, pero en el Senado aún no está amarrado en automático, como sí lo está la oposición del resto de fuerzas políticas.

Más allá del ruido mediático que provocó el huachicol, donde se está dando la gran batalla política es en el terreno de la seguridad entre quienes buscan respaldar la estrategia presidencial, quienes están convencidos de que se trata de un terrible error que implica abrir cauce legal a la militarización del país y quienes se oponen por método y conveniencia política.

La discusión pública sobre la Guardia Nacional reinició el viernes pasado, con las audiencias en el Senado donde estuvieron los titulares de las fuerzas armadas y el secretario de Seguridad.

Quizá es una coincidencia no buscada pero el mayor cambio a la Constitución o el más significativo en los últimos años está a punto de ocurrir en su aniversario 102. Las cámaras se aprestan a la discusión de dos de los puntos más controversiales: la Guardia Nacional y la prisión preventiva oficiosa.

La primera implica el meter en la Constitución al Ejército, dicen los críticos, y la segunda, un cambio radical para modificar el artículo 19 e incluir entre las causales de prisión preventiva una docena de delitos. El primer cambio toca al Senado, el segundo a Diputados.

Las constituciones en México siempre han sido más proyecto de nación que realidad y cambian tanto que se vuelven irreconocibles.

La reunión del viernes pasado de los titulares de Marina, Sedena y Seguridad, donde hubo diálogo y respuesta a los cuestionamientos de los legisladores, incluso franqueza inesperada por parte del almirante José Rafael Ojeda, titular de Marina, deja buenas perspectivas de entendimiento.

Los diputados volverán al trabajo el miércoles próximo y lo harán con audiencias sobre la prisión preventiva oficiosa, un reclamo que hacen muchos sectores como método para combatir la inseguridad y la impunidad.

De hecho, en la propuesta original el Presidente propuso añadir tres delitos y no hay quizá otro tema que concite mayor debate y oposición en estos días. Los opositores a la prisión preventiva sugieren alternativas que no pasan por mover el artículo 19 ni cambiar la Constitución.

Es la mayor batalla política que se ha dado desde la elección. El Presidente y sus líderes en las cámaras cedieron ante la crítica del mando militar, pero aún no lo retiran del todo y en la Estrategia Nacional de Seguridad difundida el viernes aún se pretende colar el mando militar de facto.

En los próximos días presenciaremos cuántos caídos deja la batalla y cuál es su resultado. Por lo pronto, como decía esa frase de Shakespeare rescatada por Javier Marías: mañana en la batalla piensa en mí.


@hzamarron

hector.zamarron@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.