• Regístrate
Estás leyendo: AMLO, el sexo y el trapo verde
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 07:00 Hoy

Afinidades Selectivas

AMLO, el sexo y el trapo verde

Héctor Zamarrón

Publicidad
Publicidad

Cruel ironía, justo en el mes dedicado a conmemorar la lucha de las mujeres por sus derechos, los diputados y senadores –y hasta el Presidente– se encargan de restregarles en pleno rostro lo atrasados que estamos como sociedad cuando hablamos de respetar derechos básicos.

El Senado se apresta a elegir esta semana a una candidata a ocupar la silla que dejó Margarita Luna Ramos en la Suprema Corte, entre aspirantes con escasos conocimientos en el marco regulatorio de los derechos humanos y con referencias homofóbicas que tampoco presagian nada bueno para ese tribunal.

Un grupo de organizaciones entre las cuales están Serapaz, Fundar, Gire, el Instituto Simone de Beauvoir y México Evalúa ha pedido al Senado rechazar la terna y buscar perfiles idóneos para evitar que el equilibrio en la Corte se cargue hacia el conservadurismo.

Quizá tenga éxito la petición o quizá la nominación de la ministra termine siendo canjeada por la mayoría de Morena en favor de otras votaciones. El martes lo sabremos.

En Nuevo León, mientras tanto, el bloque panista revivió y logró imponer un dictamen que criminaliza a las mujeres que opten por interrumpir el embarazo.

Como dice Danie Gómez (@la_go_mess): "Qué contradicción que digan que el aborto está bien en casos de violación o cuando la vida de la madre está en riesgo, pero no cuando ella ejerce la decisión de no ser madre. ¿Es acaso que lo que les molesta es que la mujer sea una persona autónoma?".

Está documentado de sobra por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) cómo los legisladores que se oponen a la interrupción del embarazo han logrado que más de 20 congresos locales en el país traten a las mujeres como criminales por decidir sobre sus cuerpos. Cientos de mujeres han ido a la cárcel por esas decisiones.

Este fin de semana también se documentó que hay un movimiento masivo que exige la despenalización del aborto. Lo vimos el viernes con el "pañuelazo verde" en la Cámara de Diputados y en el Senado, donde además, quedó claro que el grupo representado por la senadora Lilly Téllez se preocupa por una supuesta defensa de la vida y cierra los ojos a la miseria, cárcel y tragedias que provocan.

Hoy en día ser "pro vida" se ha vuelto sinónimo de muerte. Equivale a querer regir sobre el cuerpo de las mujeres y desentenderse de la pornografía violenta, de los embarazos adolescentes, de las muertes por abortos mal practicados, de los violadores, de los feminicidios. Son los mismos que se oponen a la educación sexual y practican la doble moral y los chistes misóginos, quienes normalizan todo lo que una sociedad debería desterrar.

Por eso apena ver al Presidente en el evento Mujeres transformando México, en Palacio Nacional ante 300 mujeres destacadas, decir que no va a tolerar ninguna injusticia contra las mujeres y al mismo tiempo proponer una consulta sobre la interrupción del embarazo. Le tocó soportar el rechazo, las negativas y que le contestaran: "Los derechos no se consultan", quizá haya escuchado.

Hay miles de mujeres en las organizaciones civiles, en la academia, activistas, diputadas, médicas y enfermeras en demanda de legislar ya para suprimir esas penas absurdas contra la interrupción del embarazo. Hay que apoyarlas.

hector.zamarron@milenio.com

@hzamarron

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.