• Regístrate
Estás leyendo: Poder Judicial Familiar
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 11:34 Hoy

Auditoría Ciudadana

Poder Judicial Familiar

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

El pasado 12 de julio, en la última sesión del Consejo de la Judicatura Federal, antes de sus merecidas vacaciones, el Consejero Felipe Borrego Estrada, presentó un estudio, de su autoría, acerca de la contratación de familiares de los señores jueces y magistrados en los Juzgados de Distrito, Unitarios y Colegiados a lo largo del país, con resultados impresionantes, por el alto grado de nepotismo que impera.

Al día siguiente, el propio Consejo emitió el Comunicado número 20 del año, aclarando que dicho estudio no era formulado por el propio Consejo, sino por uno de sus miembros; situación irrelevante, que en nada cambia sus resultados, recordando, además, que todos los nombramientos deberían reunir los requisitos contenidos en el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación del 26 de noviembre de 2015, acuerdo que al parecer no se ha cumplido según se desprende de la citada investigación.

El estudio revela que más del 48.6% de los juzgadores federales de este país, (501 de 1,031 investigados) tienen en la nómina a hijos, parejas, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras. 112 jueces y magistrados habrían utilizado su poderío para contratar a su esposa o pareja, 180 metieron a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás. Adivine usted, amigo lector, ¿cuál fue el Estado que obtuvo el primer lugar nacional en contratar hijos de jueces y magistrados? Efectivamente, Jalisco, donde 33 juzgadores metieron a 54 de sus hijos.

Este tema no es nuevo, ya el entonces Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y por ende, del citado Consejo, en el periodo 2006-2010, Guillermo Ortiz Mayagoitia, había solicitado a la Comisión Nacional de Ética Judicial, se pronunciara sobre la contratación de familiares cercanos, pero al parecer no se ha hecho nada al respecto. Por ello es importante que este tema se ponga nuevamente sobre la mesa, con una reflexión seria y profesional, ahora bajo el prisma de nuestro recién estrenado, aunque en construcción, Sistema Nacional Anti Corrupción.

Yo no critico simplemente la contratación de parientes, puesto que puede existir gente con un alto grado de conocimiento y aptitud para alguno de esos puestos, pero sí critico que se prive en un teórico sistema profesional de carrera, donde el que obtenga la plaza llegue por méritos propios e igualdad de oportunidades con objetividad, imparcialidad y en base a evaluaciones objetivas y sobre todo, transparentes.

México necesita en todos los puestos a sus mejores hombres y mediante la abierta contratación de familiares, en muchos casos, no se cumple con ese cometido.

Nuevamente afirmo, no es que la legislación sea defectuosa o nula, el problema es que los humanos que deben aplicarla no lo hacen. Es claro que los integrantes del Consejo de la Judicatura Federal, órgano encargado de la administración, vigilancia y disciplina de Jueces y Magistrados federales, integrado por seis Consejeros (3 designados por el Pleno de la SCJN de entre jueces y magistrados, dos por el Senado y uno por el Presidente de la República) y un Presidente, que a su vez es el Presidente de la Corte, conocen perfectamente lo que revela el estudio, aun sin necesidad de su existencia, pero no se ha puesto orden en el tema.

No hay duda que los empleados de los Juzgados Federales se rigen por las mismas disposiciones que el resto de los burócratas federales, luego entonces, estas contrataciones se hicieron violando desde Tratados Internacionales, leyes de responsabilidades de servidores públicos, claramente el Código Penal aplicable en cuanto al tráfico de influencias y el ejercicio abusivo del poder y de la propia Constitución, que establece en su artículo 100, que su Ley orgánica sentará las bases para la formación y actualización de funcionarios así como para el desarrollo de la carrera judicial, la cual se regirá por los principios de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo e independencia; disposiciones todas ellas violentadas al contratar parientes discrecionalmente.

¿Qué podremos esperar del Poder Judicial del Estado de Jalisco? Sería bueno que uno de los Consejeros locales revelara cuantos parientes y hasta amantes de políticos, jueces y magistrados han sido contratados, sin respetar ese, inexistente, Servicio Profesional de Carrera. Apliquemos nuestro flamante Sistema Estatal Anticorrupción y pongamos estos temas sobre la mesa.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.