• Regístrate
Estás leyendo: ¿Para qué una marca?
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 05:44 Hoy

Auditoría Ciudadana

¿Para qué una marca?

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

Ante el inminente avance científico, tecnológico e industrial, es fundamental dar un valor agregado al desarrollo, producción y fomento de la actividad inventiva, mediante la protección de las creaciones e innovaciones intangibles.

Con esto en mente y con el claro objetivo de lograr un mejor posicionamiento en cuanto a su competitividad, México apoya la actividad empresarial, para lo cual, entre otros esfuerzos, ha desarrollado una legislación robusta en materia de propiedad industrial, protegiendo, entre otras cosas, las patentes, modelos de utilidad, diseños industriales, marcas, denominaciones de origen y esquemas de trazados de circuitos integrados.

Comprendido esto, debo señalar que un negocio puede obtener numerosos beneficios económicos de sus creaciones o innovaciones, pero esto depende, en gran medida, de la propiedad industrial que le pertenezca, ya que existe una amplia clasificación de estos derechos, y en ocasiones, los empresarios no le dan la importancia que merece para la protección de sus patrimonios y crecimiento de sus empresas.

En esta columna abordaremos la importancia de las marcas para el desarrollo del comercio y las empresas, ya que derivado de la protección que el legislador les ha otorgado, generan una mayor competencia en los mercados, permitiendo a los consumidores finales la selección, diagnóstico y conocimiento de las cualidades de un determinado producto o servicio.

La Ley de la Propiedad Industrial nos brinda el concepto legal señalando que "se entiende por marca a todo signo visible que distinga productos o servicios de otros de su misma especie o clase en el mercado".

A pesar de que es generalmente ignorado, esta protección no solo se extiende a denominaciones, envases o logotipos, sino que también alcanza incluso a colores, olores y sonidos, pero estos últimos no han sido aún reconocidos por las leyes mexicanas.

Con esto en mente, debemos comprender exactamente qué función tiene una marca, siendo su oficio principal, la distinción de un producto o servicio respecto de aquellos ofertados por terceros competidores.

No obstante, también sirve a modo de protección, garantía y promoción.

Protección, ya que garantiza a los productores que llevan camino desarrollado en el mercado, que no se vean afectados por competidores desleales que pretenden aprovecharse del posicionamiento alcanzado, utilizando sin su consentimiento sus marcas, confundiendo o engañando a los consumidores.

Garantía, pues permite a los consumidores tener conocimiento de la consistencia de la calidad de los productos ofertados y reafirma el valor de los mismos.

Por último, promoción, ya que la marca persuade al consumidor de lo deseable del producto que protege, con lo cual está dispuesto a desembolsar una mayor cantidad por la certeza o aspiración que cierta marca le genera.

Así, si una marca cumple con estas finalidades y es explotada en forma adecuada, pudiera convertirse en el activo más valioso de la empresa a que pertenezca.

De acuerdo a un reciente estudio de la consultora Millward Brown, las marcas Apple, Google e IBM tienen un valor que supera los 100,000 millones de dólares, siendo las de mayor valor del mundo; sin embargo, estos números no se fijan por arte de magia, sino que dependen de la reputación, alcance y notoriedad frente al público consumidor, el cual tiene una expectativa en la calidad de los productos que se comercializan bajo dichas marcas, por lo cual están dispuestos a pagar más por ellos.

Por lo anterior es relevante que toda empresa periódicamente efectúe un diagnóstico sobre la gestión de su propiedad industrial, garantizando la explotación de los beneficios económicos de sus respectivos derechos y para evitar futuras contingencias.

Sin embargo, comparto algunos aspectos indispensables que se deben considerarse previo a elegir la marca ideal para su negocio e iniciar una empresa:

1. La marca tiene una función promocional, por lo que debe ser fácil de leer, escribir, deletrear y recordar, así como apta para ser utilizada mediante cualquier medio publicitario, es decir, internet, folletos, espectaculares, videos o televisión.

2. Verificar que la marca, independientemente de su tipo, no pueda resultar ofensiva y no tenga connotaciones inapropiadas en los idiomas de principal habla en potenciales futuros mercados.

3. Evaluar disponibilidad del dominio de internet para su registro.

Una vez hecho esto, te sugerimos consultar un abogado especialista en derecho marcario, para que analice si el signo propuesto cumple con los requisitos que prevé la ley, lleve a cabo una búsqueda de antecedentes para evitar conflictos con registros previos, evalúe las posibilidades de registro y en su caso, realice el trámite correspondiente de registro.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.