• Regístrate
Estás leyendo: El SAT y las pérdidas fiscales
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 08:14 Hoy

El SAT y las pérdidas fiscales

Publicidad
Publicidad

El 9 de Diciembre de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se adicionó el artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación, el cual dispuso la facultad de la autoridad para sancionar a quienes hayan efectuado operaciones inexistentes, otorgándole en este una serie de nuevas facultades a la Autoridad Hacendaria (SAT) con el que, insisto, se intentó erradicar la emisión de comprobantes fiscales apócrifos que amparen operaciones inexistentes, situación que ya se había convertido en deporte nacional.

Con esa reforma se ajustó la facultad del SAT para detectar y sancionar a aquellos contribuyentes emisores de comprobantes de operaciones en realidad inexistentes, las cuales son llamadas “empresas simuladoras” o en términos de los fiscalistas “EFOS”.

Posteriormente se incorporó con fecha 4 de julio de 2014 en la Segunda Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para ese año, la cual estableció la presunción de operaciones inexistentes o simuladas y procedimiento para desvirtuar los hechos que se señalarán en dicha presunción.

Dicho artículo en lo más importante señala: “Artículo 69-B. Cuando la autoridad fiscal detecte que un contribuyente ha estado emitiendo comprobantes sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirectamente, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes, o bien, que dichos contribuyentes se encuentren no localizados, se presumirá la inexistencia de las operaciones amparadas en tales comprobantes...”

Esto implica que cuando la autoridad detecta que determinado contribuyente emite comprobantes fiscales, y a su juicio éstos no tienen la infraestructura necesaria para prestar los servicios que se pretenden amparar con dichos comprobantes, se presumirá la inexistencia de tales operaciones, estableciendo un procedimiento sumamente complicado para desvirtuar por parte de quien los uso para acreditar impuestos y deducirlos.

Muchos contribuyentes consideraron esto, con cierta razón, inconstitucional este actuar de la autoridad, sin embargo la ahora llamada por muchos abogados la “Sala de Segunda” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le dio la razón al SAT, declarándolo constitucional.

Este programa ha logrado desenmascarar miles de simuladores de operaciones a nivel nacional, incrementando la recaudación en forma exponencial. Ahora bien ha sido tan bueno el resultado que ahora el pasado 13 de diciembre se presentó en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión una iniciativa para incorporar en ese ordenamiento legal un artículo 69-B Bis, tendiente ahora, a eliminar la simulación o “tráfico” de “pérdidas fiscales” otorgando al SAT nuevas facultades para presumir, como señala la iniciativa, la transmisión indebida de esas pérdidas fiscales al considerar el supuesto en el que un contribuyente que generó pérdida fiscal mediante algunos operaciones señaladas en la norma, o en su caso participó en reestructuraciones o tuvo cambios de accionistas con el propósito de transmitir esas pérdidas a otras empresas, situación que el SAT considera como práctica indebida y en muchos casos como delito de defraudación fiscal equiparada.

Solo para darnos una idea la propia iniciativa señala que en el ejercicio 2007 los contribuyentes declararon pérdidas fiscales cerca de 328 mil 459 millones de pesos y para el año 2016 esa cifra alcanzó 848 mil 411 millones de pesos, esto implica un incremento del 258%.

Asimismo señala que en 2007 el saldo pendiente de disminuir de las pérdidas de ejercicios anteriores era del orden de los 1,229,578 millones de pesos, y para el 2016 dicha cifra alcanzó los 2,220,156 millones de pesos representando un incremento del 180%. Pero de estas pérdidas fiscales ahora el SAT considera que muchas de estas se generaron “sin tener sustancia” o una verdadera “razón de negocios” generadas solo con esquemas de Planeación fiscal para eludir las restricciones que actualmente contempla la ley para su disminución. En base a los criterios fijados por la Corte será constitucionalmente posible revisar y sancionar la generación de pérdidas fiscales en forma retroactiva por los últimos cinco años, y si dentro de ese periodo se aplicaron pérdidas más antiguas el SAT tratará de ir en su revisión muchos más años hacia atrás.

Si usted dedujo pérdidas los últimos años y esta reforma de ley se aprueba en el Senado le recomendamos revisar toda su operación con su asesores y más si las transmitió de alguna forma. Algunos empresarios de Jalisco que abiertamente compraban “pérdidas fiscales” los veremos muy preocupados, porque pueden acabar procesados penalmente. Así sea.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.