• Regístrate
Estás leyendo: Crecer y confiar
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 00:54 Hoy

Economía empática

Crecer y confiar

Héctor Farina Ojeda

Publicidad
Publicidad

Entre incertidumbres y certezas, con nociones de cambio y con temor a retrocesos, el tercer mes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador nos encuentra con una nueva señal que marca este avance controvertido: la confianza de los consumidores alcanzó su nivel más alto desde que se tienen registros, al mismo tiempo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se suma a todos los organismos que recortaron el pronóstico de crecimiento. En el mes de febrero la confianza de los consumidores en la economía fue de 48.8 puntos (de un total de 50), cifra que representa el récord de confianza, pero el mercado sigue mostrando signos de incertidumbre.

Parece una contradicción pero es un ejemplo del avance que se ha tenido en los últimos meses: hay una creciente confianza de parte de la gente en que la economía mejorará en este y los siguientes años pero el optimismo no es compartido por los organismos internacionales ni por la iniciativa privada, que muestran mucha más moderación. La coincidencia está en que tanto la gente como los empresarios esperan resultados favorables, aunque la intención de inversión no parece la misma: los consumidores se muestran más propensos a gastar que los inversionistas.

Tanto la confianza como el crecimiento son variables fundamentales. Una incentiva a la otra y la otra apuntala a la una. Que los consumidores tengan sólidas esperanzas en el mejoramiento de la economía es importante para el gasto, para el dinamismo interno, para la inversión y para incentivar a la generación de nuevos empleos. Pero esto debe ir acompañado por el mercado, por los empresarios e inversionistas, que siguen manteniendo la moderación y que no han superado la etapa de incertidumbre.

Sabemos que la confianza no es ilimitada y que se incrementa o se pierde con rapidez en la medida en que los resultados se dan. Ciertamente estamos todavía en una etapa demasiado inicial para ver grandes transformaciones, por lo que la pregunta es cuándo se superará la etapa de la incertidumbre para que las inversiones refuercen la confianza e incentiven lo que tanto se requiere: empleos, ingresos, distribución de riqueza y bonanzas para la gente.

Estamos ante un proceso que encuentra en su camino obstáculos, con errores y aciertos, y apenas estamos ante la visión de los primeros cimientos. Los optimistas vislumbran una gran transformación y un mejoramiento notable de la economía y las condiciones de vida, en tanto los pesimistas ven errores incorregibles, caminos que no llevan a ningún lado y se anclan en la incertidumbre para no arriesgar nada.

De lo que se lleva hasta ahora, la intención firme del combate a la corrupción, la confianza de la gente, el control de la inflación, y la buena iniciativa de invertir en lo social apuntan a buen puerto. Los obstáculos están en el temor a invertir luego de la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto y de algunas otras medidas que consideran equivocadas. El reto es aprovechar la confianza para crecer, y no decrecer para justificar desconfianzas.

@hfarinaojeda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.