• Regístrate
Estás leyendo: La irresponsabilidad de algunos mensajes poshuracán
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 12:50 Hoy

Columna de Héctor Diego Medina Basave

La irresponsabilidad de algunos mensajes poshuracán

Héctor Diego Medina Basave

Publicidad
Publicidad

Nunca fallan las voces que critican cuando un fenómeno natural no causa el desastre esperado. Y es que después de que, afortunadamente, el huracán Patricia no fue lo devastador que podría haber sido, algunas personas en las redes sociales criticaron al gobierno por la "exageración" de la alerta y las recomendaciones a la población. Es una irresponsabilidad enviar esos mensajes porque lo único que generan es un relajamiento de la cultura de la prevención, que tanto ha mejorado en los últimos años en nuestro país. Lo cierto es que siempre será mejor prevenir, sobre todo cuando se tienen las bases científicas para ello, como claramente fue en este caso.

Es un hecho que el huracán Patricia sí fue una de las tormentas más impresionantes y potencialmente dañinas que se hayan visto en el mundo, pero no causó el desastre que se esperaba por tres razones fundamentales: para empezar, entró por una zona en la que la Sierra Madre logró detener y debilitar rápidamente al fenómeno; por otro lado la velocidad a la que avanzaba Patricia era lo suficientemente rápida para que no se acumulara tanta cantidad de agua en la misma región y que el tiempo que se vivieron fuertes vientos no fuera tan prolongado; y finalmente, también influye lo mucho que ha mejorado la cultura de la prevención y de protección civil en nuestro país. Digan lo que digan, el Gobierno Federal y los gobiernos locales actuaron muy bien ante este enorme y peligroso huracán. No cabe duda que se siguieron los protocolos establecidos, y se hizo lo que se tenía que hacer, sobre todo en términos de comunicación y acciones concretas de prevención. Habrá muchas cosas criticables y muchos problemas de imagen para los gobiernos antes mencionados en otros ámbitos, pero en este caso, hay que decirlo, lo hicieron muy bien.

Increíble que muchos consideren exagerado el asunto o que incluso, a través de las típicas teorías de la conspiración, aseguren que fue una cortina de humo para tapar otros temas nacionales. Caray, es como si alguien compra un seguro de gastos médicos muy bueno, y luego se queja amargamente porque nunca se accidentó ni se enfermó, y entonces se preguntan "para qué comprar el seguro". El seguro se compra con la intención de que no pase nada, es con el objetivo de estar cubierto. Esa es también la meta del Gobierno al dar las alertas lo suficientemente fuertes y frecuentes, no para asustar, sino para que la población tome en serio el peligro.

Por cierto, también hay quienes han afirmado que todo fue gracias a las cadenas de oración que se llevaron a cabo a través de redes sociales, como si en otros países donde no "rezan" ahí sí puede haber desastres, sólo por ese hecho. Todo aporta, sin duda, pero en este caso están muy claras las razones por las cuales el huracán Patricia no fue tan devastador como pudo haber sido, además de que ha habido ocasiones en donde la gente "reza" mucho y como quiera hay desgracias.

APUNTE RELIGARE. Se acerca Halloween y como todos los años vuelven los ataques contra esta tradición por parte de las paranoicas y retrógradas alas de las iglesias, cuando en realidad los niños lo único que quieren es salir a divertirse. ¿Por qué no enfocar la celebración en el valor de la diversión sana y la generosidad? Los niños salen a timbrar a las casas y la gente les da dulces, es algo bueno. Se disfrazan y entonces se divierten, punto. No tiene por qué interpretarse de otra manera. Pero lo único que hacen los pseudorreligiosos conservadores es infundir miedo, generar comentarios tóxicos y poner sobre la mesa algo que no tiene nada que ver con una tradición, que aunque no es mexicana, se puede vivir y disfrutar tanto como el Día de Muertos.


hectordiego@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.