• Regístrate
Estás leyendo: El debate liberal sobre el Islam
Comparte esta noticia

Columna de Héctor Diego Medina Basave

El debate liberal sobre el Islam

Héctor Diego Medina Basave

Publicidad
Publicidad

La izquierda norteamericana, así como la de otros países desarrollados, se ha caracterizado por estar del lado de los débiles, las minorías, los discriminados, los incomprendidos, al menos así se percibe. Pero en el caso de la visión sobre el Islam, dentro de la misma izquierda ha habido en los últimos años mucha controversia en este aspecto porque los musulmanes en Estados Unidos o Europa pueden considerarse como víctimas (los débiles, la minoría) o como los victimarios (aquellos que oprimen a mujeres, homosexuales, personas de otras religiones, etcétera).

Las hostilidades entre correligionarios liberales estadunidenses se intensificaron desde el año pasado, cuando en el programa de televisión semanal de Bill Maher, el actor Ben Affleck interrumpió en varias ocasiones a Sam Harris (un neurocientífico crítico de la religión, especialmente del Islam) acusándolo de ser "racista" y de no saber interpretar correctamente los textos del Corán. Sam Harris aseguró que el Islam es "el origen de muy malas ideas", y ahí fue cuando el actor explotó durante el programa. Harris aceptó que no todos los musulmanes son violentos, pero que sí hay un muy buen porcentaje que concuerda con algunos preceptos represivos y fundamentalistas. En los últimos días el debate se ha vuelto a encender a raíz de un libro sobre el Islam que Sam Harris está a punto de publicar.

Bill Maher ha insistido mucho en que los liberales, o la gente de izquierda en general, tendrían que ser más congruentes cuando se trata de criticar la represión hacia los más débiles, y quizá tengan razón. Mucho se habla de proteger a las mujeres, de respetar los derechos de los gays, de proteger la libertad de expresión, pero cuando se trata del Islam, ahí se olvidan de esos temas y llaman "racistas" a quienes se atreven (muchas veces poniendo en riesgo su propia vida) a criticar al Islam como sistema de creencias. ¿Por qué va a tener una religión privilegios especiales?, se preguntan Maher o Harris. ¿Por qué no se pueden criticar "ciertas" cosas como se hace en otros ámbitos?

El tema aquí son los datos duros. Por ejemplo: 40% de los musulmanes de Indonesia aceptan que utilizarían la violencia si alguien "blasfema" en contra de su religión (y estamos hablando de una población de más de 250 millones de personas). Aproximadamente el 91% de las matanzas por "honor" en el mundo son llevadas a cabo por musulmanes. Uno de cada tres musulmanes británicos entre 16 y 24 años considera que quienes dejen la religión deben ser ejecutados. Y estos son sólo algunos datos entre muchos que indican una correlación general entre el Islam y la represión, la violencia y una actitud muy poco empática hacia las mujeres, otras religiones, etcétera.

Parece que para muchas personas en la izquierda, que normalmente se enloquecerían con temas como esos, cuando se trata del Islam, lo dejan a un lado. Y es que claramente no son sólo "unos cuantos" los que ejercen la violencia o que la avalan. Vemos que si no es la mayoría, al menos sí hay un número importante de musulmanes que, como ha sucedido con otras religiones en otras épocas de la historia, están del lado fundamentalista, represor, machista, homófobo, y basan sus argumentos en su tradición o lo que ellos interpretan como su religión.

APUNTE RELIGARE. Desde luego hay muchos musulmanes no violentos, y obviamente habría que destacar figuras progresistas y grupos que intentan modernizar la religión (como sucede en otras tradiciones también) como pudiera ser el caso de Malala Yousafzai. Y habría que respetar siempre a las personas, como seres humanos, independientemente de la religión que practiquen. Pero eso no quiere decir que no se deba criticar, incluso fuertemente, algunas ideas aunque provengan de las escrituras y que muchos musulmanes creen firmemente.


hectordiego@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.