• Regístrate
Estás leyendo: Me pagas y te vas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 23:35 Hoy

Código de ingreso

Me pagas y te vas

Guadalupe Romero

Publicidad
Publicidad

El debate, los ajustes y su aplicación parecen dormir el sueño de los justos. En medio de estos momentos convulsionados, políticos y económicos, varios son los temas que han quedado en el tintero sin que nadie observe en ellos la necesidad de concretarlos, tal es el caso de los servicios de outsourcing o administración de personal, que tantos vericuetos han causado y tienen a las firmas que los proporcionan más ocupadas en justificar su existencia, aclarar u ocultar su legalidad (según sea el caso) y aclarando que no solo son pagadores de empleados.

Y es que regreso al tema de la semana pasada, el negocio debe concentrarse en su objetivo, en su know-how, en ser rentable y optimizar los recursos disponibles; aunque en esta ocasión enarbolo la bandera de los empleados, ninguno debe ser descuidado debido a la falta de conocimiento, errores o burocracia en las vitales áreas de recursos humanos de toda empresa. Y es aquí donde entran los servicios de outsourcing cuya reglamentación fue marcada en México apenas hace seis años, en 2012, pero que aún no encuentran la manera de garantizar ciento por ciento su valor y existencia.

Hace unos días platiqué con Arleth Leal Metlich, socia y directiva de Redring, compañía y franquiciataria de soluciones especializadas en recursos humanos, quien sobre este tema me comentó algunas de sus preocupaciones y ocupaciones. Su referencia inicial es cruda, aún cuando ya existe una ley que los dirige: en el país existen poco más de mil firmas que ofrecen servicios de outsourcing, pero solo 90 están registradas en el IMSS, por lo tanto el grueso se mantiene en la informalidad o en esquemas donde ellos mismos proporcionan salud, prestaciones y derechos laborales fuera del margen institucional.

Las compañías contratan estos servicios bajo el principio del ahorro y de mantener a sus colaboradores dentro de un esquema que ofrece ser legal y solventa todo tipo de obligaciones fiscales, laborales, contractuales, de asistencia y de seguridad en general. Lo lamentable es que la mayor parte de estos outsourcing solo se dedican a distribuir pagos y se van. Redring busca dejar de ser la clásica organización pagadora para ser consultora e influir de manera legal en la atracción de talento, gestiones de nómina y administración de personal con base en sistemas probados.

Y es aquí donde entra otra oferta que me parece novedosa en el mercado. Esta marca ofrece franquicias sin costo, la ganancia para ellos se acuerda con el socio interesado según el tamaño de negocio que requiera de los sistemas que proporciona Redring. Es decir, si un administrador de personal se interesa por realizar este trabajo desde su casa con uno o dos cliente, para empezar lo puede hacer con la capacitación y aplicación del sistema proporcionados, y si la pequeña empresa crece y va más allá del garaje, la solución irá de la misma forma adaptándose a ese incremento.

El deber ser es mantener el pago de una nómina, pero más allá los empleadores, a través de sus áreas, socios y expertos, no pueden equivocarse: el mejor personal es el que se desarrolla de la mano con la empresa pues la hará rentable, trascender sin tener dudas de quién responderá a sus derechos laborales. Legalidad la obligación. Aquí se las dejo.

@lupitaromero

guadalupe.romero@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.