• Regístrate
Estás leyendo: El país de la 4T
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 02:05 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

El país de la 4T

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

En el país de la 4T la ineptitud es virtud o herramienta. Dos, tres personajes pueden presentarse en una comparecencia en el Senado de la República y demostrar sus mediocres conocimientos ante los temas que les cuestionan los miembros de distintas comisiones. Más aun, recibirán el cobijo y apoyo del presidente de la comisión que es, a su vez, miembro del partido político predominante.

No, no es solo una muestra de la falta de cuadros, sino de una idea clara: acabar con el organismo donde laboraría el candidato. No importa el talento o aptitudes, sino la voluntad de hacer lo que le pida el único personaje que vale su opinión.

En el país de la 4T la Ciencia y la Tecnología están en la obsolescencia... por lo menos en sus cuadros. No, no se trata de discriminar o señalar a personajes que viven con libertad su sexualidad, sino puntualizar su falta visible de tablas para la encomienda de comunicar ideas y proyectos. No obstante, en el país de la 4T se defiende a modistas y poetas hasta que la voz más alta da una contraorden; eso sí: su remoción no será el reconocimiento al error sino una recriminación hacia el discurso de odio o la ignorancia.

En el país de la 4T un secretario de Estado puede obviar detallar su historial académico y que el tema sea un escándalo menor. En el 95, Fausto Alzati no superó la investigación donde su doctorado se convirtió en mal chiste y debió dejar el despacho de Vasconcelos. Hoy, ni una primera plana.

En el país de la 4T el olvido de propiedades o de publicitar propiedades son meros problemas técnicos. Las investigaciones sobre los porqués de omisiones o de traspasos parecieran cosa del pasado, cuando ladrones y corruptos gobernaban. Ahora, bajo ninguna circunstancia debe haber sospecha.

En el país de la 4T las estancias infantiles son un botín político de sirios y troyanos. Las explicaciones de cambio de modelo se pierden en declaraciones y protestas, mismas que no se hicieron cuando las omisiones y errores pusieron en riesgo a menores de edad en sitios no aptos para operar como estancia.

Sí, en el país de la 4T la violencia, la inseguridad, los errores, omisiones, retrasos y dislates no existen hasta que son señalados en una conferencia de prensa matutina. Todo eso es riesgoso: es vivir en un país donde la realidad puede ir contra el discurso y episodios como el de La Bota -en la Ciudad de México- pueden multiplicarse.

Más vale recordarle a los miembros de la 4T que una de las razones por las cuales la población votó por ellos fue en búsqueda de honestidad. Brutal honestidad...hasta para reconocer los errores.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.