• Regístrate
Estás leyendo: Apuntes de un mes agitado
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 07:58 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

Apuntes de un mes agitado

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

Enero está por terminar y el inicio de la 4T ha dado temas y posiciones como hace mucho no se tenían. Desde el desabasto de gasolina (o problema de distribución, como quieran llamarle) hasta la Guardia Nacional, la velocidad de asuntos que saltan sirven, también, para convertir esta columna en una serie de rápidas reflexiones.

-Los celulares grabaron el éxtasis y la agonía de San Primitivo, población donde la pobreza y la presión del crimen llevó a parte de su población primero a delinquir y, tras la explosión, a ser juzgada en el Nuremberg moderno. Algunos condenaron de forma vulgar y hasta cruel a las víctimas. Otros, en el lado contrario de la moneda, los victimizaron. Como todo en la época de la discusión digital, la radicalización llevó a la discusión a terrenos alejados de la verdad y de la reflexión que impida que veamos algo parecido en tiempo futuro.

-La compra de pipas sin licitación no sería algo nuevo, la justificación dada en un inicio por el Gobierno de México sí: la conciencia tranquila. Sorprendente, más que la declaración, es la reacción de la opinión pública que, más allá de filias y fobias, olvidó que los procedimientos y reglamentos no dan un pase libre a los puros de corazón. De hecho, esos puros deberían de entender que, al sobrepasar la legislación, se convierten en hipócritas: tienen la conciencia tranquila pese al rompimiento de la regla.

-Sanjuana Martínez tiene un historial polémico. Eso no lo hace necesariamente malo. No obstante, su conducta deberá tener un vuelco veloz hacia la rendición de cuentas: deberá soportar la crítica social como no lo ha hecho hasta ahora, donde el bloqueo en redes impide el intercambio de ideas. Al ser un servidor público, la nueva directora de NOTIMEX -y, para el caso, todos los miembros del gobierno- se enfrentan a una realidad donde no atender las peticiones y crítica puede costarles caro, hasta la reclusión.

-El que se enoja pierde. Lo aprendió por la mala Andrés Manuel López Obrador y, parece, deberá entenderlo Enrique Alfaro. La crisis por desabasto en Jalisco es real y grave. Pero el gobernador -por desesperación, estrategia o personalidad- se ha subido al ring sin incentivar un colchón social que le ayude a amortiguar los golpes que vienen desde la presidencia y que son acompañados de dardos lanzados por afines. Si somos honestos, Alfaro tiene razón. Como López Obrador, el gobernador debe atinar el camino adecuado para encontrar el talón de Aquiles en la estrategia de comunicación del gobierno de México.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.