• Regístrate
Estás leyendo: Patricia de la Garza y su cocina filosófica
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 13:52 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Patricia de la Garza y su cocina filosófica

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

La cocina filosófica (Ediciones del lirio/Filosofía corporativa, 2013) de la doctora Patricia Rebeca Garza Peraza es un libro que entraña una feliz expresión: conjuga el arte de comer con el arte de pensar.

A lo largo de la historia las principales disquisiciones acerca del sentido del ser humano en el mundo se han celebrado en un convivio: El banquete de Platón o La última cena de Jesucristo y, asimismo, el ágape (el ágape págale, reza el palíndromo) de Trimalción incluso en El Satiricón de Petronio en el siglo primero.

El amanecer de las ideas es estimulado por la constelación de sabores y por la preeminencia del olor multiplicado: el mercado es el correlato del liceo: se come y se bebe para mejor pensar; se piensa y se reflexiona para mejor entender nuestra cocina.

A la fragua de ideas corresponde la hechura de la cocción: “Magia, mito o ciencia, gran variedad de los ingredientes que hay en mi cocina y en la suya, lectores, han sido el remedio, cura de grandes males”.

Al tiempo de la cocina corresponde el tiempo de la ideación, y la lectura es la metáfora de la degustación: saboreamos lo leído y emprendemos la lectura de lo sápido con nuestros sentidos: “No es cierto que al cocinar o saborear un platillo solo utilicemos el sentido del gusto. En realidad no podríamos disfrutar alimento alguno sin el olfato”.

Por eso La cocina filosófica entraña o implica una doble invitación: a pensar los sabores y a leer los párrafos de la gastronomía mexicana y de otras latitudes. La Doctora Patricia Garza Peraza urde la alianza del pensamiento filosófico y el arte del buen comer, el arte cisoria (que es la manera de trinchar) y el arte suasoria: persuadir es convencer con la dicha que prodiga el gusto.

La cocina filosófica es un libro paladeable, una mirada filosófica muy grata a los sentidos: “Por mi parte, decidí en La cocina filosófica, urdir e integrar mis dos grandes pasiones, filosofar y guisar, pequeñas reflexiones diarias en torno a ingredientes que habitan mi cocina”, dice la autora.

Enhorabuena a Patricia de la Garza por su indagación inteligente respecto de la cocina y su almendra reflexiva.



gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.