• Regístrate
Estás leyendo: La sexta estrella: un sueño cumplido
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 16:10 Hoy

Sobre héroes y hazañas

La sexta estrella: un sueño cumplido

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

El día de la final, durante las intensas horas precursoras el cotejo Santos-Toluca, envié algunos tuits atañederos: “No te revientes reata que es el último jalón: duro, duro, duro Santos, duro”, “ya falta poco, como diría el maestro, las aguas están bajas: duro, duro, duro Santos duro”. Esa última expresión pertenece al cuento “El evangelio según Marcos” y el maestro es nadie menos que Jorge Luis Borges. Aparece en la franja crepuscular de la historia cuando Baltasar Espinosa piensa sobre la inmediatez quemante de su destino: “Dijo como si pensara en voz alta: ya falta poco, las aguas están bajas”.

Confieso que cuando cayó el gol del Toluca se ensombreció mi espíritu. ¿Por qué? Porque me tele-transporté a la malhadada final de los penales, cuando al Santos lo dirigía Romano. Colonizó mi mente aquel desventurado triple match point errado: Morales, Arce, Vuoso. Y vino a mi mente la imagen de Osvaldo Sánchez cuando rechazó el disparo y pegó luego en el poste para anidarse. Y dije para mi coleto: se va a repetir la historia. Van a meter otro los rojos y nos vamos a extras y a morder el polvo. Y cuando el Santos ganó de manera digna, aguerrida, agradecible, recuperé el ánimo y con aplomo pensé en el proverbio bíblico: “hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” Estamos hechos de reminiscencias como la del tango “Volver”: “tengo miedo del encuentro/con el pasado que vuelve/a enfrentarse con mi vida”. Pero no fue así. Gracias infinitas a los guerreros. Gracias sin fin a su sereno timonel Robert Dante Siboldi.

gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.