• Regístrate
Estás leyendo: Zapata vive y Juanga también
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 06:34 Hoy

Uno hasta el fondo

Zapata vive y Juanga también

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Gil no da crédito y cobranza. En el centenario del aniversario de la muerte de Emiliano Zapata, la CNTE organizó una marcha en Ciudad de México. Bajo un sol que rajaba piedras se escuchaba “Se ve, se siente, la CNTE está presente”. Los mentores, o lo que sean, exigen que no se apruebe la iniciativa de reforma educativa de Morena en el Congreso de la Unión.

“Hace cien años, Zapata fue asesinado por un gobierno que también se decía nacionalista. Hoy también tenemos un gobierno que nos engaña diciendo que sus reformas hacen un bien al pueblo, pero son pura simulación. Con esta cuarta transformación nada cambia” dijeron los dirigentes de la CNTE a su periódico El Universal.

Liópez Obrador y Carranza, una y la misma cosa. Ji ji. Carranclanes: ya llegó la horma de su zapato. Como todo mundo sabe, además, Zapata no murió, escapó de las balas de los hombres de Guajardo y se perdió en la panza del Tepozteco. Los historiadoresde la CNTE han demostrado que Zapata era protegido por deidades prehispánicas e incluso él mismo era la reencarnación de Ehécatl, dios mexica del viento. Allí, entre cuevas milenarias, el Atila del Sur vivió dando toques maestros a su filosofía: el animal nahual había tomado su lugar cuando se le advirtió de la emboscada, éstos y otros símbolos de los pueblos originarios persisten en nuestros días.

Mil

La marcha salió del Ángel de la Independencia con rumbo al Hemiciclo a Juárez. Cerraron un carril de Reforma. Por lo demás, la Coordinadora convocó a un paro de 24 horas en Michoacán, Chiapas, Guerrero y Ciudad de México. Más de 260 mil niños se quedan sin tomar clases. Van a perdonar a Gilga, pero, la verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena y el Presidente), lo que enseñan estos maestros es igual a un bofe podrido; los niños no pierden nada, a lo mejor ganan si no reciben clases de estos sujetos impresentables.

Wilberto Santiago, vocero de la CNTE, dijo en entrevista a El Universal “con este movimiento dejamos claro que seguimos en la ruta por la abrogación de la reforma educativa. Estamos calculando en otros estados la dimensión política de esta acción”.

Oigan esto: se calcula que marcharon mil manifestantes, quienes también solicitan reunión con el Presidente para integrar sus propuestas en la reforma. Una voz defiende al pueblo bueno: traigan una mesa para mil invitados porque vamos a charlar de la reforma educativa. Y así empezará el chantaje al que llaman desde hace muchos años negociación.

Historia de bronce

Durante la mañanera, una reportera a la que Gil no identificó le puso al Presidente un pase regalado a la red, como dicen los narradores de futbol. Más que preguntar, le dijo al Presidente: “¿Cree que regresar a nuestro símbolo patrio original con águila rampante, con motivo de los 500 años del encuentro de dos culturas, podría representar sanar las heridas de la nación?”.

El Presidente contestó: “Lo que estamos proponiendo es un relato compartido y ofrecer disculpas por los agravios, por los abusos a los pueblos originarios. Y también nosotros porque a partir de que México obtuvo su independencia se continuó con políticas opresivas, con represiones”. Esto es muy cierto: Guadalupe Victoria fue un representante del neoliberalismo que pactó con sindicatos corruptos y desvió dinero para comprarse departamentos en Houston. Un grito estremecedor hizo añicos el silencio del amplísimo estudio: ay, mis hijos, víctimas de políticas represivas desde el año de 1810.

Vuelve, Juanga

Gamés soñó que Juanga volvía de la nada y atravesaba el umbral de Palacio Nacional. El Presidente le pedía que se uniera a la cuarta tranformación. El Divo de Juárez aceptaba con una condición: que le otorgaran el papel de Zapata en todas las conmemoraciones existentes del Atila del Sur. Juan Gabriel pidió además cantar en Anenecuilco este clásico mientras los hombres de Guajardo le disparaban los obuses de la traición. Escúchese con el mariachi Arriba Juárez: “No sabía de tristezas ni de lágrimas, ni nada que me hiciera llorar; yo sabía de caricias de ternura porque a mí desde pequeño, eso me enseñó mamá, eso me enseñó mamá, eso y muchas cosas más. Yo jamas sufrí, yo jamás lloré yo era, ay, muy feliz. Yo vivía muy bien. […] Hasta que te conocí. Y muy tardé comprendiií que no te debía amar (…)”. Zapata vive y Juanga también.

Todo es muy raro, caracho, como diría Charles Darwin: La historia se repite. Ese es uno de los errores de la historia.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.