• Regístrate
Estás leyendo: ‘Sobre la tiranía’
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 09:44 Hoy

Uno hasta el fondo

‘Sobre la tiranía’

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Gil bajaba el telón de la semana con un creciente temor a la crucifixión. Aun así, la esperanza de los días de guardar dejaba una llama encendida en su alma incrédula. Así iba Gil caminando por la duela de cedro blanco hacia la mesa de novedades, ese lugar de las primicias que brillan con luz propia. Encontró en lo alto de una pila de libros Sobre la tiranía, un ensayo ejemplar de Timothy Snyder (Galaxia Gutenberg, 2018). Veinte lecciones que aprender del siglo XX, de las cuales Gilga extrae fragmentos, párrafos, pequeñas piezas aleccionadoras.

···

No obedezcas por anticipado.

La mayor parte del poder del autoritarismo le ha sido otorgado libremente. En tiempos como estos, los individuos se anticipan a lo que querrá un gobierno más represivo, y después se ofrecen sin que nadie se los pida. Un ciudadano que se adapta de esa manera está enseñándole al poder lo que es capaz de hacer.

···

Asume tu responsabilidad por el aspecto del mundo.

Los símbolos de hoy hacen posible la realidad de mañana. Fíjate en las suásticas y demás signos de odio. No apartes la mirada ni te acostumbres a ellos. Retíralos tú mismo y da ejemplo para que otros lo hagan.

···

Recuerda la ética profesional.

Cuando los líderes políticos dan mal ejemplo, el compromiso profesional con las buenas prácticas adquiere mayor importancia. Resulta difícil subvertir un estado regido por el imperio de la ley sin abogados, o celebrar juicios farsa sin jueces. Los autoritarios necesitan funcionarios obedientes, y los directores de los campos de concentración buscan empresarios interesados en la mano de obra barata.

···

Desconfía de las fuerzas paramilitares.

Cuando los hombres armados que siempre han afirmado estar en contra del sistema empiezan a llevar uniformes y a desfilar portando antorchas y retratos de un líder, el final está cerca. Cuando las fuerzas paramilitares partidarias de un líder se entremezclan con la policía y las fuerzas armadas oficiales, ha llegado el final.

···

Desmárcate del resto.

Alguien tiene que hacerlo. Es fácil hacer lo mismo que todo el mundo. Puede resultar extraño hacer o decir algo diferente. Pero sin esa incomodidad, no hay libertad. En cuanto alguien da ejemplo, se rompe el hechizo del statu quo, y otros le seguirán.

···

Cree en la verdad.

Renunciar a los hechos es renunciar a la libertad. Si nada es verdad, nadie puede criticar el poder, porque no hay ninguna base sobre la que hacerlo. Si nada es verdad, todo es espectáculo. La billetera más grande paga las luces más deslumbrantes.

···

Consolida una vida privada.

Los gobernantes más canallas utilizan lo que saben sobre ti para manipularte. Limpia periódicamente tu computadora de virus y malware. Recuerda que el correo electrónico no ofrece la mínima garantía de confidencialidad. Considera la posibilidad de usar modalidades diferentes de internet, o simplemente utiliza menos la red. Ten contactos personales cara a cara. Por esa misma razón, resuelve cualquier problema jurídico que tengas. Los tiranos buscan un gancho por donde colgarnos. Intenta no tener ganchos.

···

Presta atención a las palabras peligrosas.

Debes estar alerta ante el empleo de las palabras extremismo y terrorismo. Sé consciente de los fatídicos conceptos de emergencia y excepción. Enójate ante el uso traicionero del vocabulario patriótico.

···

Sé todo lo valiente que puedas.

Si nadie está dispuesto a morir por la libertad, todos moriremos bajo la tiranía. Mantén la calma cuando ocurra lo impensable. Cuando se produce un ataque terrorista, recuerda que los autoritarios se aprovechan de esos sucesos para consolidar su poder. El desastre repentino que exige poner fin a los frenos y contrapesos, la disolución de los partidos de oposición, la suspensión de la libertad de expresión, el derecho a un juicio justo, etcétera, es el truco más viejo del manual hitleriano.

···

Sí. Los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras el mesero se acerca con la charola que soporta el Glenfiddich 15, Gamés pondrá a circular la frase de Kolakowski por el mantel tan blanco: En política, que a uno lo engañen no es excusa.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.