• Regístrate
Estás leyendo: Programas y mascotas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 08:08 Hoy

Uno hasta el fondo

Programas y mascotas

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Gil no puede estar equivocado, aunque su patrimonio sea el error: el presidente Andrés Manuel Liópez Obrador defendió sus programas sociales comparando los apoyos destinados a los pobres, con la atención a las mascotas. El Presidente criticó a “los neoliberales” que consideran sus acciones de rescate al sistema financiero como “fomento”, en cambio la entrega de apoyos es “paternalismo, populismo”. Pas mal.

“La justicia es atender a la gente humilde, a la gente pobre. Esa es la función del gobierno… hasta los animalitos —que tienen sentimientos, ya está demostrado—, ni modo que se le diga a una mascota: ‘A ver, vete a buscar tu alimento’. Se les tiene que dar su alimento, sí, pero en la concepción neoliberal todo eso es populismo, paternalismo”, declaró el Presidente. Ups. Suena fuerte: ¿Ya le diste de comer a tu pobre? Ya le toca, ya hasta se andaba comiendo la pata de la silla.

Liópez Obrador se refirió a las cuotas en escuelas públicas y desayunos escolares, así como los costos de hospitales para defender sus políticas.

“No todos tienen. La gente vive al día. Todo eso lo vamos a quitar. Son derechos y el Estado está obligado a garantizar la educación pública, gratuita y dentro de lo que es la educación pública es fundamental la alimentación. Que los niños estén bien alimentados”. De acuerdo, los niños deben estar bien alimentados, eso que ni qué. Que le pregunten a Dolores Padierna y a René Bejarano, ellos saben de los desayunos escolares. Dicen las malas lenguas que los vendían a dos pesos cuando debían ser gratis. En fon.

“Justicia es darle más al que tiene menos, además es darle la mano al que se quedó atrás para que se empareje y que caminemos todos juntos, eso es humanismo”. El Presidente comparó las tres décadas de neoliberalismo con los tres siglos de la colonia. Caracho de 30 a 300 hay su diferencia, pero no nos detengamos en naderías, total, qué tanto será tantito.

En el avión presidencial

Gil lo leyó en su periódico El Universal en una nota de Alejandro Melgoza: en el avión presidencial Benito Juárez bebían vinos y licores. Gamés nunca puso un pie en esa aeronave. Entre 2012 y 2015 se consumieron 522 litros, el costo fue de 271 mil pesos. Dirán que Gamés es el gran neoliberal, pero no le parece la gran cosa.

Y sobre todo, lo dicen que bebían, dioses, qué pena: vino tinto Monte Xanic,  Maestro Tequilero reposado, Chivas Regal 12 años y Baileys. Qué bueno que nunca invitaron a Gamés. Eso de viajar en el avión  presidencial y que te ofrezcan un Monte Xanic debe ser deprimente. ¿Por qué llora Gilga? Es que se acordó de su mamá; pero no, llora por las bebidas que ofrecen en el avión del Presidente. Un blend como el Chivas; sí, se sabe que es de batalla, pero ir en pleno vuelo y que te den un whisky Chivas en las rocas, no hay derecho. Sabe Dios lo que se bebía en el compartimento del Presidente, seguramente algo mucho más exclusivo. Por cierto, ¿dónde está el ex presidente Peña?

Colosio, la serie

Gil se dispuso a ver la serie de Colosio, Historia de un crimen, basada en hechos reales, dice el gancho de esta reconstrucción histórica del asesinato del candidato del PRI a la Presidencia de la República en el año de 1994. Las directoras Hiromi Kamata y Natalia Beristáin han realizado una serie que repite para gusto y regusto de la mayoría del público todos los lugares comunes de la versión definitiva de la conspiración, del complot que acabó con la vida de Colosio y cambió el destino del país. Es decir: no hubo un tirador solitario y sí hubo varios Aburtos. Gamés propone: si hubo varios Aburtos, podría haber varios Colosios. Gil buscará a los otros Colosios. Obras a la mano, o como se diga. Un día los que buscan Aburtos encontrarán a los que buscan Colosios.

Durante una carrera matutina del Presidente con su secretario de Estado, cuidados por el extinto Estado Mayor Presidencial, Salinas le dice a Colosio: córtate el pelo. ¿Por qué, Presidente?, contesta Luis Donaldo. No se vería bien en tu campaña presidencial, repuso Salinas. Así eligió Salinas a Colosio sobre Camacho, quien mandó a su ego a morder a Colosio.

En la serie, Zedillo tiene un parecido extraordinario con el joven Díaz Ordaz, y en la serie de Televisa sobre el 68, Díaz Ordaz se parece a Zedillo. ¿Qué está pasando? ¿Hay confusión en el casting? Gil reportará en breve y día a día sus  avances en los capítulos de esta serie de Netflix.

Todo es muy raro, caracho, como diría Mark Twain: “Si recoges un perro hambriento y lo haces próspero, no te morderá. Esa es la principal diferencia entre un perro y un hombre”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.