• Regístrate
Estás leyendo: Porque sí
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 15:52 Hoy

Uno hasta el fondo

Porque sí

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Pobre Gamés: habita un mundo alucinado donde nada es lo que parece y lo que parece no es, o como se diga. Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio y no sin migajas de preocupación en el alma, Gil leyó el informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés). en el cual pide al gobierno mexicano “trabajar estrechamente con la industria del transporte para desarrollar la infraestructura aeroportuaria que permita satisfacer la creciente demanda de conectividad en la principal entrada del país”.

El actual aeropuerto de Ciudad de México fue diseñado para 32 millones de pasajeros, pero el año pasado recibió 48 millones. El actual gobierno canceló el NAIM que estaba planificado para ofrecer una capacidad de 120 millones de pasajeros anuales. A Gil se le pusieron, una vez más, los pelos de punta y punto. Conclusión acerca de la solución de tres aeropuertos en Ciudad de México, Toluca y Santa Lucía, según la IATA: “los tres aeropuertos están muy cerca, en terrenos montañosos y a gran altura poniendo en jaque las operaciones seguras y eficientes”, dijo el francés Juniac, director de la IATA.

En el caso de que se construyera Santa Lucía, se ampliara Toluca y remozara el de Ciudad de México se podría lograr algo hasta ahora desconocido en la civilización occidental: al menos un aeropuerto fantasma. El aeropuerto nos quedó muy bonito, pero nadie quiere aterrizar en sus pistas, lo usaremos como bodega de la Sagarpa.

Sí pero no porque sí

No se vayan, apenas empieza el mundo alucinado al que se refería Gil al principio de esta gacetilla. Gilga lo leyó en su periódico La Jornada en una nota de Alonso Urrutia: "Las recomendaciones de organizaciones como la IATA sobre la inviabilidad de que militares operen un aeropuerto civil y la imposibilidad de que coexistan dos terminales aéreas en la ciudad se contemplarán, ‘pero ya se tomó la decisión' y lo importante es que se superará la saturación del actual aeropuerto, sostuvo el presidente L(i)ópez Obrador”. Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y se dio un fuerte tope en el muro sur del bastimento. Soc. ¡Dios de bondad! Si la decisión está tomada, entonces qué le van a contemplar al informe de la IATA. Es posible que el Presidente diga algo literalmente cierto y contemplarán ese documento en la vitrina de un museo. Pasen a contemplar aquel informe cándido. Es que de veras, hay días en que Gil no da crédito y cobranza y éste es uno de ellos.

Como una centella, el Presidente metió un toletazo por el jardín izquierdo: “No actúan con la seriedad suficiente, pero son muy afamados. Están como los tecnócratas, que todavía no pierden su respetabilidad y se les considera importantes técnicos, y miren cómo dejaron al país”. A Gamés le va a dar algo. Carambas, el señor Alexandre de Juniac no ha llegado a ser director de la IATA por ser un charlatán, ¿o sí? Patear el conocimiento, agredir a los expertos no le entra en la cabeza a Gilga. Al paso que va, Gil necesitará un neurólogo por la cantidad de topes que se da contra los muros de la Patria.

Narro

El doctor José Narro le simpatiza a Gil, no sólo eso, le parece un hombre íntegro, un experto, un humanista, vale decir, y le hubiera gustado que fuera candidato del PRI a la Presidencia. Pero como decía la extinta madre de Gilga: no hay hubieras. Por lo mismo, considera que abandonar la UNAM para iniciar una aventura incierta en el PRI es un triste error político, académico, científico. Doctor Narro: el PRI no tiene remedio, no juegue usted sus cartas transparentes en un lupanar, con el perdón de los lupanares. Y no vengan con la paparruchada de que en el PRI hay personas muy rescatables. Si lo son, que abandonen ese partido y funden otro. Lo hizo Liópez Obrador con el PRD cuando supo que no tenía remedio.

Doctor Narro: Gilga le desea toda la suerte del mundo, le va a hacer falta en esa cueva oscura. Pero lo hubiera preferido al frente de un instituto de investigación, a la cabeza de un sector de la UNAM, como director de Medicina, en lugar de reconvertirse al priismo irremediable.

Todo es muy raro, caracho, como diría Marie Curie: nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para temer menos.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.