• Regístrate
Estás leyendo: Pies en polvorosa
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 17:51 Hoy

Uno hasta el fondo

Pies en polvorosa

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba en Tlahuelilpan. El presidente Liópez Obrador considera que esa tragedia se debe a la corrupción y a la pobreza: “Ya hemos hablado de que todo esto fue originado por el abandono al pueblo y la corrupción. Por las dos cosas: abandono y corrupción. Se dedicaron a robar y a saquear y le dieron la espalda al pueblo de México, sobre todo a los más desprotegidos”.

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: según esta forma de pensar, la pobreza es la causa de la violencia; en consecuencia, quienes no han vencido la desigualdad son los verdaderos culpables de la inseguridad, de los miles de muertos, del secuestro, de la extorsión, del robo de combustible. No los criminales, sino los corruptos. A Gilga siempre le hace falta una condena seria, un repudio definitivo del crimen organizado.

Dicen los que saben que esa relación mecánica no explica los ríos de sangre, pero el Presidente no piensa así, por eso regala dinero y se despacha con el cucharón del asistencialismo a la hora de los programas prioritarios. ¿Va bien Gil o se regresa?

Dinero

Liópez Obrador viajó al corazón del huachicol y realizó una gira relámpago por los municipios mexiquenses de Ixtlahuaca y Acambay. En esos lugares dio un banderazo para arrancar ocho programas en 91 municipios por donde pasan ductos de Pemex a fin de que la gente no caiga en la tentación de robar combustible. El presupuesto: 3 mil 858 millones de pesos para beneficiar a un millón 648 mil personas en los estados rojos del huachicol. Con esta inversión, dijo el Presidente, ya no habrá excusas para el robo. El dinero regalado apoya a viejitos y viejitas, estudiantes, agricultores, pequeños comerciantes. La mente de Gamés no comprende. ¿Si me regalan dinero dejo de robar? Veremos.

Fuera caretas

Gil se enteró y puso pies en polvorosa. El Presidente anunció la creación de un sistema de comunicación social para tener coordinación editorial (al-al) y nombró a los titulares del Sistema Público de Radio y Televisión. Jenaro Villamil estará a cargo de este sistema. Abrazos, Jenaro. ¿Seguirá usted haciendo periodismo independiente en su revista Proceso? Tanto grito y grita para acabar con cargo y carga en la gobierna y el gobierno. Aracho. El Congreso aprobará la propuesta de Jenaro; qué nervios, Gilga se muerde los nudillos.

Ah, qué bonito es lo bonito: Sanjuana Martínez ha sido propuesta para la dirección de Notimex, la agencia noticiosa del Estado mexicano. Combativa, seria, dura como el coyol, ji ji, la periodista ahora será la portavoz del gobierno. Da un poco de risa. Fuera máscaras. La propaganda que disfrazaron de periodismo regresará al público vestida de nuevo periodismo, la ventaja es que ya sabe Gil que todos saben que cobrarán en el gobierno y defenderán las ideas de ese gobierno, y obedecerán a ese gobierno. Gran periodismo, felicidades.

Un día, Carlos Salinas le dijo a Antonio Álvarez Lima que sería gobernador de Tlaxcala, y lo fue. Ah, aquellas elecciones, don Antonio, miel sobre hojuelas. Dicen que no lo hizo mal en el cargo que le regaló Salinas. Luego, sus ideas serias, profundas e inamovibles lo llevaron del priismo a Morena. Tampoco hay mucha distancia. Si Weber escribió El político y el científico, Gamés intentaría El político y la paciencia. ¡Senador Álvarez! Pas mal. Le pegó al gordo. Y adivinen qué: este notable priista será el director del Canal 11. Una fanfarria para Álvarez. El que grilla dos veces grilla mejor.

Oigan: Ojalá hagan bien su trabajo, pero convengamos en que se acabó la historieta de que son independientes, ahora son empleados del gobierno, ¿estamos?, y van a difundir lo que ese gobierno les diga que difundan, ¿o qué? ¿Van a ser de oposición?

Más nombramientos

Hay más nombramientos. Gran expectación y silencio: Armando Casas asumirá la dirección del 22; Gabriel Sosa de Radio Educación; Aleida Calleja del IMER; Lidia Camacho recogió de la piñata la Televisión Educativa, o sea, nada, dos dulcitos.

Señores y señoras: pórtense bien porque Villamil es muy quisquilloso y se molesta con gran facilidad, vuela la mosca periodística de la cuarta transformación y se pone hecho un basilisco. En fon, en fan.

Todo es muy raro, caracho, como diría George Chapman: Los aduladores se parecen a los amigos, como los lobos a los perros.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.