• Regístrate
Estás leyendo: No alcanza para el gasto
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 09:54 Hoy

Uno hasta el fondo

No alcanza para el gasto

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Gil lo leyó en su periódico El Universal: la hacienda mexicana pedirá 700 mil millones de pesos para el año entrante con el fin de rellenar el pozo de los programas prioritarios del nuevo gobierno. El informe sobre precriterios generales de Política Económica de 2020, que la Secretaría de Hacienda entregó al Congreso de la Unión, solicita 32 mil 325 millones de pesos más de los recursos que aprobó ejercer ese año para los proyectos estrella de Liópez Obrador. Gamés medita: no alcanza para el gasto de la casa, o se trae más dinero, o se pide prestado. Qué gran economista es Gilga, Schumpeter le daría un lugar de honor en su memoria.

Jóvenes construyendo el futuro, Pensión para Adultos Mayores, el Tren Maya, la Guardia Nacional, el Aeropuerto de Santa Lucía e incluso estancias infantiles destacan entre los planes con más fondos solicitados. Total que el Presidente pasa la charola y pónganse con su santo. Gil oye una voz: nos dejan para el gasto porque la vida está muy cara. Y una respuesta que Gamés oyó en su casa desde su más tierna infancia. No somos multimillonarios.

Gil no quiere espantar, pero las cosas no van bien, o por lo menos no lo bien que el presidente Liópez afirma en las mañaneras. Un día la realidad se impone y explica con terribles hechos por qué las cosas no iban bien.

¿Van a Querétaro?

Entre la senadora Jesusa Rodríguez, que montó su primera obra de teatro a los tres años, según declaró a su periódico MILENIO, y la senadora Xóchitl Gálvez, Gilga no duda, prefiere a la segunda. Ésta por lo menos tiene humor. Mientras se decidía en la Cámara de Senadores si había elegibilidad para el terna de la Comisión de Energía, la senadora les puso nombres ficticios a los aspirantes: Rosa Melcacho, Rosa Mesto, el terrible Aquiles Castro, Aquiles Pico, Alma Madero, Devora Melo.

Gilga asegura que cualquiera de estas y estos energéticos funcionarios y funcionarias atraerían mayor inversión extranjera a nuestras arcas. Gil propone a estos hombres y mujeres para cuadrar una terna para la CRE: Larry Capinga, conocido ingeniero químico hijo de un profundo conocedor de pozos. Ni esbocen sonrisas, groserotes. Hay hombres y mujeres elegibles para la importante comisión: Bertha Nates, una conocida estudiosa de las perforaciones, merecería ser comisionada, además trabajó mucho tiempo como directora de Telas Comex. Pese a sus estudios solamente nacionales, lleva el nombre del Benemérito: Benito Camelo. Hijo de españoles, Antonio T. En Sancho no lo hace nada mal, sus estudios en petroquímica lo convierten en un candidato natural. Susana Horia tiene muchas posibilidades, ella realizó estudios en la universidad modesta pero seria de Sanjas Meo. Y sobre todo Mohamed Labara, ingeniero de origen árabe, él sí lo sabe todo del vital líquido. ¿Cómo la ve, senadora Gálvez? Amos Oz tenía razón, lo primero que pierden los fanáticos es el humor.

Lágrimas

Los viejitos y las viejitas lloraban en almacenes de reconocido prestigio. Sus tarjetas no servían y en las farmacias sus medecinas (así con e) no obtenían la deseada salida en la caja registradora. La diabetes, el glaucoma, la fibrosis, la artrosis de rodilla, ji, el brazo paralizado se encumbraron sin piedad. Gil lo leyó en su periódico El Universal: cientos de personas de la tercera edad no pudieron realizar compras con sus tarjetas debido a que no tenían saldo. Los viejitos no pudieron pagar su despensa, ni comprar sus huevitos, con su jamoncito, y sus panecitos.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que revisará el asunto con los supermercados y reveló que de manera provisional habrá cuatro mecanismos para entregar los recursos. Gilga leyó la noticia en varios de sus periódicos y en todos aparecía como un crimen del gobierno de la Ciudad de México. Gamés no se ha enterado de una sola muerte por la falta de un medicamento, ni de una muerte por inanición, no exageremos, por vida de Dios, como decía el Piporro. Sí, problemas, ineficacia, pero nada pasa, mañana les dan su dinero y listo, adiós a las lágrimas de los viejitos. Es que de veras.

Todo es muy raro, caracho, como diría Schopenhauer: Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.