• Regístrate
Estás leyendo: Mil urgencias
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 14:06 Hoy

Uno hasta el fondo

Mil urgencias

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba en las mañaneras, esa forma de imponer los asuntos de la vida política del país. Dice López-Dóriga, y dice bien, que las conferencias matutinas del Presidente se han convertido en la gestión principal del gobierno de Liópez Obrador: anuncia, niega, confirma, aprueba, acusa, perdona, declara. Gilga se pregunta cuánto tiempo puede soportar un hombre una ordalía cada mañana (ordalía, gran palabra). Por cierto, Salvador Camarena escribió un artículo sobre “Las mañaneras” en su periódico El Financiero, en el cual apunta esto, por favor, léanlo bien: “L(i)ópez Obrador sabe que en nuestra prensa subsisten las taras del modelo corporativo que siempre fuimos: sin el eje del poder político, o de un poder económico, difícilmente sobreviviría eso que llamamos medios”.

Por desgracia, Camarena tiene razón. La actitud de los medios y medias ante el Presidente es más bien vergonzosa al amanecer, luego mejora durante el día, pero las preguntitas a modo y las respuestas enfáticas definen el tono de las conferencias mañaneras. Bueeenos días, señor profesoor. Y del otro lado: saquen sus cuadernos, hoy empezamos con dictado: la 4T es el futuro de la nación. Gil siempre lleva cuaderno de doble raya, por lo que se ofrezca. Gamés escribe: las mañaneras se convertirán muy pronto en un suplicio, una tortura matutina que los medios recogerán y llevarán a un parque honesto, moreno, irreprochable. En fon y en fan.

Imágenes

Amigos que no malquieren a Gilga le hicieron llegar un video estremecedor sobre la situación política, social y cotidiana de Venezuela. Se puede ver en YouTube y es una producción de La Orilla, El Nacional, NTN24, RCTV. Se trata de un documental triste, una historia impensable que de pronto un día se convirtió en una realidad de pesadilla. Gil oyó esto en ese documental: Se lo dije a Chávez: tú no eres la solución sino el problema de Venezuela.

Algo más, el liquidacionismo del gobierno de Venezuela acabó con el país; el adanismo terminó con la historia venezolana. Si ven este documental, Gilga exige que ingieran cinco gotas de Rivotril antes de sintonizarlo. Un país derruido por las ideas necias de un caudillo.

Populismo, againandagain

Gil cita y recita su pequeño libro de Jan-Werner Müller, ¿Qué es el populismo? (Grano de Sal, 2017). Al paso que vamos, Gamés se lo aprenderá de memoria. Aquí vamos, lean por favor de los favores: “La idea de que los populistas en el poder están destinados al fracaso resulta, de alguna u otra forma, reconfortante. También es una ilusión. Por un lado, mientras que los partidos populistas en efecto protestan contra las elites, esto no significa que el populismo en el poder será contradictorio (…) Muchos populistas victoriosos siguen comportándose como víctimas; las mayorías actúan como minorías maltratadas. Chávez siempre aludía a las oscuras maniobras de la oposición que procuraba sabotear su socialismo del siglo XXI (…) Los populistas en el gobierno siguen polarizándose y preparan al pueblo para nada menos que lo que presentan como una confrontación apocalíptica. Buscan moralizar el conflicto lo más posible (…) Los populistas tienden a ‘ocupar’ el Estado (…) los populistas tienden a involucrarse en un clientelismo de masas. Intercambian favores materiales e inmateriales a cambio del apoyo político de las masas”.

Ferias

Gil lo sabe: las ferias de los libros le acercan al público papel impreso muy barato, pero algo más: organizan el gusto y la memoria de los lectores. Sin las ferias el clima cultural sería irrespirable. Los libros en las ferias son garantía de negocio cultural, de fiesta cívica, de auténtica verbena popular. Cuidar el presupuesto para las ferias de libro debería ser prioridad del nuevo gobierno. Gil medita: hay ferias del libro malas y ferias de libro buenas. Ya en serio. Paco Ignacio Taibo debería responder a esta elemental pregunta. ¿Cuáles ferias sí y cuáles ferias no? Por cierto, si Gilga no ha hecho mal las cuentas, el presupuesto que ejercerá Taibo, si se suman el FCE, Educal y la Dirección General de Publicaciones, será de unos 500 millones de pesos al año. ¿Va bien Gil o se regresa?

Todo es muy raro, caracho, como diría Chesterton: “Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.