• Regístrate
Estás leyendo: La Corte a la carta
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 03:22 Hoy

Uno hasta el fondo

La Corte a la carta

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil supo que la Corte había suspendido la ley de tope salarial. Gamés lo leyó en su periódico MILENIO y en una nota de Rubén Mosso: “La Ley Federal de Remuneraciones Públicas que mantiene enfrentados al Poder Judicial de la Federación y a los senadores de Morena y al Presidente López fue congelada por la Suprema Corte de Justicia, por lo que no podrán reducirse los sueldos de altos funcionarios como establece el estatuto para el próximo año (…). El ministro Alberto Pérez Dayán admitió a trámite la acción de inconstitucionalidad que interpuso la minoría del Senado y concedió la suspensión de la legislación”.

Gil se disfrazó de Montesquieu y caminó sobre la duela de cedro blanco del amplísimo estudio. Arrastrando los pies, preguntó al viento: ¿Existe la división de poderes? En principio, sí. El ministro ha señalado que no se puede reducir el sueldo a los funcionarios y el Presupuesto de Egresos de 2019 tendrá que elaborarse en los mismos términos en que se hizo el de 2018 (Gil le intelige a estos áridos asuntos judiciales, Gilga se abraza a sí mismo). O sea, Pérez Dayán ha subrayado que el Poder Judicial no es de juguete. Un hurra para Pérez Dayán: ¡Hip, hip, hurraaa! Las vencidas se van a poner muy buenas. El presidente Liópez impuso su fuerza y reaccionó contra la Suprema Corte y se refirió a sus integrantes como deshonestos e insensibles.

Deshonestos e insensibles

En un gesto histórico, Gilga se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y hesitó: si alguien gana un salario alto y no lo quema o lo tira al cesto de la basura se transforma en un corrupto. Diantres. Los legisladores de Morena reaccionaron: el diputado Mario Delgado, los senadores Monreal y Batres se agarraron a bofetadas con la Suprema Corte. En redes, las brigadas de Morena llamaron a una “marcha por la destitución de los magistrados de la Suprema Corte de la Justicia”. Gil entiende esto: el Presidente está por encima de la Corte; es decir, no se atrevan a desafiar el poder del líder. Dirán la misa, pero Gamés encuentra en la suspensión de la Ley de Remuneraciones un golpe durísimo al Presidente y los suyos. Oh, sí. Gil quiere que Liópez Obrador cante esta vieja canción infantil: un candadito nos vamos a poner, el que se lo quite va a perder. Es que carambas, el que habla sin pausa dice muchos dislates.

Sí, la Suprema es nuestra

Gil se muerde los codos. Con perfiles que le son cercanos, en dos casos relevantes en Morena, Liópez Obrador presentó su terna para ocupar la vacante que deja en la Suprema Corte el ministro en retiro José Ramón Cossío: Loretta Ortiz Ahlf, Celia Maya García y Juan Luis González Alcántara Carrancá.

Loretta Ortiz es abogada y doctora en derecho. Su esposo es José Agustín Ortiz Pinchetti, abogado y uno de los biógrafos de López Obrador. En la pasada legislatura fue diputada federal por Morena. No estaría nada mal que los magistrados fueran todos biógrafos de Liópez Obrador.

Oigan esto: Durante la campaña Ortiz Ahlf formó parte del consejo asesor en materia de seguridad para Liópez Obrador y fue responsable de los foros para la pacificación en los que se le hicieron señalamientos y críticas por su conducta y por el desconocimiento de los procesos que intentaba impulsar en relación con la polémica “amnistía”. Metió la pata al asegurar que el papa Francisco participaría en estos encuentros, algo desmentido por El Vaticano.

Pobre Gamés, ciego y loco. Por su parte, Celia Maya es licenciada en derecho y contabilidad por la Universidad Autónoma de Querétaro.

Aquí viene el bueno: Juan Luis González Alcántara Carrancá ha desarrollado su carrera en dependencias como Obras Públicas, Asentamientos Humanos y la SHCP, así como en el poder judicial capitalino, siendo ex presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

El Presidente dijo: “yo presento una terna, todos cumplen legalmente, les tengo confianza, por eso los estoy proponiendo. Es gente honesta, son abogados de primer orden los tres”. Gil considera que Liópez Obrador también pudo decir: la Corte es nuestra, señores y señoras.

Todo es muy raro, caracho, como diría Montesquieu: “Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.