• Regístrate
Estás leyendo: El Presidente itinerante
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 19:24 Hoy

Uno hasta el fondo

El Presidente itinerante

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba en las actividades del presidente Liópez Obrador. Viaja sin pausa, no cesa de moverse, como si el movimiento fuera el resultado y no la causa de una acción. Gilga no recuerda otro Presidente hiperquinético.

Va al aeropuerto, se toma selfis con sus admiradores, graba mensajes a su paso por el campo, habla de flores y frutos, hace un alto en la carretera y compra jugo de piña, piña-miel, donde un hombre de trabajo se busca la vida. Cuenta chistes, denuncia ex presidentes sin prueba alguna. Se reúne con gobernadores y como escribió ayer Gil en esta página los arrastra y atropella con huestes morenas contratadas para eso, para abuchear gobernadores desafectos con la Presidencia, sus programas prioritarios, sus planes. Agotador. ¿Cuánto tiempo puede un hombre de 66 años soportar ese ritmo sobrehumano de trabajo? ¿Hay un médico entre ustedes?

El Presidente había arrancado el programa Sembrando Vida en Veracruz y aseguró que le alcanzarán los seis años de su gobierno para llevar a buen fin sus proyectos porque no trabaja ocho horas diarias, sino 16.

La verdad sea dicha (muletilla pagada por Morena en pleno), pareciera que el Presidente sembrará con sus propias manos sus árboles y entregará en persona las tarjetas para los viejitos y los jóvenes becados, que teodolito en brazos apuntará el trazo del Tren Maya, que alimentará los ductos de Dos Bocas. En fon y en fan, ¿no hay en todo esto una forma de la prepotencia?

Horas y deshoras

Ocioso como es cuando se pone ocioso, Gamés anotó en una hoja blanca: jornada laboral: 16 horas. Tiempo de comida: 3 horas (media hora desayuno, media hora cena, dos horas para la comida). Tiempo para aseo y baño: 1 hora 30 minutos, muy carrereados. Horas de sueño: 5, muy poco sueño para atender las urgencias de la cuarta transformación. Tiempo para reflexionar: 0 horas, la acción lo llena todo.

No le salen las cuentas a Gil. El día tendría que tener 25 horas y media para hacer y deshacer a una velocidad de pánico. La lectora y el lector y le lectere curiosos habrán notado que Gilga no ha puesto tiempo de calidad con su familia. Según este plan, el Presidente los volverá a ver dentro de seis años. Nos vemos, pórtense bien, volveré con el país a cuestas, transformado, próspero, sin pobres y en fon.

Pero como todavía no se inventan o fabrican días de 25 horas, hay una probabilidad de que el Presidente no trabaje dieciséis horas diarias, o de que no coma sino un tamal tabasqueño acompañado de su buen jugo de piña-miel; o bien, que duerma dos horas, en cuyo caso empezaremos a escuchar los discursos de un hombre dormido; o que le robe tiempo al baño. De otra manera las cuentas sencillamente no salen. Dios quiera y no hagan así las cuentas de la economía mexicana.

Partidos a granel

Gil no entiende nada: el descrédito de los partidos políticos ha provocado que decenas y decenas de organizaciones pretendan constituirse como un partido político. El sueño de los independientes no les supo ni a melón.

El Presidente dedicará 10 minutos de su apretada y enloquecida agenda para festejar esta fiebre de partidos. Entre más organizaciones logren su registro ante el INE, más pulverizada quedará la posibilidad de una oposición y más fuertes Morena y su líder. Es que de veras, Felipe Calderón y Margarita Zavala, César Augusto Santiago, Elba Esther Gordillo y su familia, Gabriel Quadri están viendo y no ven.

Temor y asombro

Gamés estaba leyendo la columna Día con día de Aguilar Camín en la cual se refiere a su más reciente libro: Nocturno de la democracia mexicana (Debate, 2018). Lean: “Como lo sugiere su título, el optimismo no es el tenor de mi libro, sino la sospecha de que estamos frente a la escena temida de nuestro sueño democrático: el regreso a un gobierno cuyo instrumento es el populismo y cuyo destino final puede ser la tiranía. Nunca pensé al publicar este libro hace apenas tres meses, que llegaríamos tan rápido a lo que el mismo libro anuncia: la posibilidad de que la democracia mexicana muera ahogada en la hegemonía que ella misma creó. La construcción de esa hegemonía lleva un curso vertiginoso, de la mano de un gobierno que no tiene ni reconoce contrapesos”.

Gilga corrió a esconderse en el clóset. Si alguien lo necesita allá estará, a oscuras, entre el temor y el asombro.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.