• Regístrate
Estás leyendo: Poder Judicial, autonomía y “robo del siglo”
Comparte esta noticia

Columna de Gabriel Torres Espinoza

Poder Judicial, autonomía y “robo del siglo”

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

El lunes 13 de mayo, Mural publicó que “nadie pagó por los errores en Ciudad Judicial”. Efectivamente, como hace memoria Mural, “Luego de seis años de su inauguración, el recinto que terminó costando más del doble de lo presupuestado -700 millones de pesos- está plagado de desperfectos, y nunca se procedió con sanciones administrativas. Tampoco hubo una denuncia ante la Fiscalía del Estado por posible desvío de recursos contra algún funcionario responsable por su construcción”.

El otrora presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco (STJEJ), en ejercicio de ‘la autonomía del poder judicial’, calificó a la Ciudad Judicial como “el robo del siglo” (Mural, 26 de agosto de 2013). Una afirmación correcta, pues se trató de una obra donde el presupuesto inicial se duplicó... y aún sigue inconclusa. Que quien se desempeñaba como representante de ese poder, señalara el mega fraude que encubrió la construcción, cara y mala, de la Ciudad Judicial, deja en relieve la corrupción y la red de complicidades que sostiene impune cada una de las fechorías que se cometen contra el patrimonio de los jaliscienses. A pesar de dos alternancias (del PAN al PRI y del PRI a MC), no hay manera de que se investigue y se castigue. También expone a la parte corruptora; es decir, a ese cúmulo de ‘empresas’ [corruptas también] que venden a sobre precio y ofrecen comisiones, que exceden los tiempos establecidos en los contratos y que participan de construcciones deliberadamente de mala calidad, para amasar fortunas salidas del contubernio (negocios ‘al estilo Jalisco’). El listado de ‘empresas’ fue revelado por Mural, el pasado lunes.

Según la Contraloría del Estado de Jalisco, las ‘empresas’ que participaron hace seis años en el ‘robo del siglo’, son: Cinco Contemporánea, Constructora Cautín, Constr. Eléctrica 2000, Constructora ICESA, Constructora Nantli, Edificaciones Puerto, Fco. Pérez y Asociados, Gal Gar Construcciones, Gotop Constr. y Proy., Grupo Bufete Arquitectónico, Grupo Constructor JCR, Grupo Nova, Grupo Ral de Occidente, Ibáñez Arquitectos SC, Ingeniería y Sistemas de Infraestructura, Kiper, Mantilla y Delgado Asoc., Maro, Proy. y Edificación, Mitsubishi Electric Méx., Obras y Comercialización de la Construcción, Organización Korko, RRG Instal. y Construcciones Especializadas, Sistemas Integrados de Bombero, Sist. Dig. en Telefonía, TEI Construcción, Torvi Ingenieros, Triada Consult. y Serv., Único Bufete de Estudios y Soluciones Técnicas, Urbanizadora 2000, Urbapav y, Zebring Industrial. Para que exista un funcionario corrupto, existen siempre la parte corruptora, que generalmente pasa desapercibida.

El “robo del siglo”, reconocido públicamente por el titular del STJEJ, quedó en eso, en otro mega fraude cometido a los ojos de todos. Como ocurrió con la Villa Panamericana; con los mil 400 millones que ordeñaron a IPEJAL para el fraude en Chalacatepec; con el saqueo grotesco en la SEDER y la compra fraudulenta de maquinaria china [que también ya están acordando para cerrar el expediente]; con los desfalcos en el CODE o en el CAPECE; con los fraudes en la Secretaría de Salud [que llegó a tapar el Alfonso Petersen]; con el atraco en Iconia; con la venta de medicamentos caducos y a sobre precio a las farmacias del IPEJAL; con los millones perdidos en la ‘inversión’ en Abengoa, gracias a los genios financieros que asesoraron al IPEJAL [coyotes de cuello blanco]; con el cúmulo de irregularidades en Ciudad Creativa Digital, o con el robo abierto del equipamiento en el Chapala Media Park. Impunes, como los oscuros acuerdos que impusieron el #fotonegocio, mediante sendos moches a funcionarios, presentado entonces como política para ‘salvar vidas’.

Esto denota, entre otras cosas, que las auditorías, contralorías, fiscalías especializadas, sistemas anticorrupción, institutos de transparencia, y demás aparatos burocráticos, no aportan resultados, puesto que México bajó en 42 lugares en el Ranking de Corrupción [Transparencia Internacional], colocándose como uno de los países más corruptos del mundo, a pesar de tantas instituciones que, supuestamente, deberían inhibirla. Ocurre básicamente, porque lo que no existe, es compromiso de autoridades e iniciativa privada.

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.