• Regístrate
Estás leyendo: Kumamoto y el Wikipartido
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 04:02 Hoy

Columna de Gabriel Torres Espinoza

Kumamoto y el Wikipartido

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Finalmente, los que ofrecieron “reemplazar” a los partidos, llegaron a la sensata conclusión de que necesitan “utilizar esta herramienta [los tan vilipendiados partidos políticos] para poder construir un futuro alternativo” (Kumamoto Dixit). No es para menos. La falsa disyuntiva contra la figura de los partidos políticos le costó una dura derrota a Kumamoto, junto a la de absolutamente todos, todos sus amigos de Wikipolítica. Así que previo un análisis de las figuras disponibles para competir, Pedro y sus amigos Wikis asumen lo que es una realidad: la gente vota en más de un 85% por partidos políticos, incluso con la existencia de candidaturas independientes.

Las reacciones no se han hecho esperar. Las más exasperadas denotan el fundado recelo a este grupo de jóvenes, pues se encuentran en posibilidades de colocar en aprietos a muchos... Especialmente ahora que sin explicación o razón se ha emprendido una acelerada ruta de incomunicación con grupos organizados de la sociedad y un duelo abierto e innecesario con “los medios” (el genérico que utilizan). Wikipolítica podría capitalizar esa falta de oposición racional en Jalisco, ahora bajo la figura de un partido político, que lejos de alejarlos de sus potenciales votantes o diluir su discurso de cambio político, les ofrece naturalmente la forma democrática más efectiva para competir como equipo en democracia. Las candidaturas independientes no son para un grupo que pretende articular una propuesta política emergente, como bloque (eso es la expresión de Kumamoto). Las candidaturas independientes son, básicamente, para hacer posibles las aspiraciones de ciudadanos que, limitados por los partidos, deciden competir por el poder al margen de éstos. No es el caso del colectivo bien organizado que se ha identificado como Wikipolítica.

Quienes se unifican entorno a Pedro Kumamoto, como bandera y modelo de hacer política, trabajarán en Jalisco para constituirse en partido. El proceso, por sí mismo, les dará nuevamente visibilidad mediática y social. Ya como instituto político estatal estarán en circunstancia de acceder a la representación proporcional y a financiar con recursos públicos una estructura (en condiciones de equidad), a la que tienen todo el legítimo derecho como el resto de los ciudadanos. No serán los únicos que lo intenten, pero sí de los que lograrán más visibilidad, debido al trabajo social que acumularon. No hay razón para competir en condiciones de inequidad, cuando la figura también existe para ellos. Son un colectivo con propuesta, que asume un espacio muy interesante en la acción política, ahora que Jalisco adolece de oposición inteligente. Además, en una coyuntura en la que se propone diseñar una nueva Constitución, que idealmente debiera recoger las voces y aspiraciones de todos los jaliscienses...

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.