• Regístrate
Estás leyendo: Hipnosis Social: La adicción a la ignorancia
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 14:50 Hoy

Semillas de conciencia

Hipnosis Social: La adicción a la ignorancia

Gabriel Rubio Badillo

Publicidad
Publicidad

Se ha vuelto una obsesión moderna, el mantener la mente ocupada en temas de revuelo y sensacionalismo. El promedio de las masas, sobre todo adultos jóvenes y adolescentes, pasan la mayor parte del día revisando y compartiendo información intrascendente y tonta como “memes” y “videos graciosos”. El tiempo libre, acaba invertido en revisiones obsesivas del celular. Este aparato ha desplazado a la televisión como factor idiotizante de las masas. Pero el problema central no es el tiempo invertido en ello; sino la calidad de la información que ingresa a la mente de las personas todos los días. El contenido basura. Las “fake news” se han vuelto cada vez más estúpidas, y pocos caen en el engaño de creerlas. Pero lo preocupante, es que el vacío existencial de los individuos, los empuja a leerlas y prestarles atención, aún a sabiendas de la falsedad de este tipo de notas.
El culto de lo vano y lo superfluo es una droga que embrutece. ¿Quién se acuerda ya de los XV años de Ruby, o de la Lady cien pesos? ¿O del perturbado mental de “la ballena azul”?
Estos personajes deprimentes, fueron glorificados por el vulgo hasta el extremo del ridículo. Hoy nadie da un quinto por ellos. Son tan huecos y sosos como las personas que les hicieron apología. Millones de horas gastadas miserablemente, entre toda la gente que prestó atención a esta basura. El Gobierno mismo mantuvo embrutecidas a las masas, con acusaciones falsas a Ricardo Anaya. Y misteriosamente, desaparecieron de la escena pública una vez concluidas las elecciones. Millones de personas lo creyeron y pasaron meses hablando y leyendo sobre estas tonterías. Lo increíble es que lograron el efecto deseado. La sociedad mexicana, es burda; demasiado fácil de ser manejada.
Este tipo de manipulación por supuesto, que solo funciona en la mente de personas con niveles educativos deplorables. Y solo hay una vacuna: desarrollar pensamiento crítico. Necesitamos educarnos y convertirnos en un país de lectores. De gente pensante. Educar con el ejemplo a las nuevas generaciones para evitarles una vida vacía... y para que no traten de llenarla con basura. No hay peor droga que la ignorancia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.