• Regístrate
Estás leyendo: De los órganos electorales al poder
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 13:59 Hoy

Paideia política

De los órganos electorales al poder

Gabriel Corona

Publicidad
Publicidad

Desde su nacimiento, los organismos comiciales han sido usados para escalar posiciones políticas.

A partir de 1990, cuando fue credo el INE, y ciudadanizado en 1996, han sido varios los ex consejeros que se han sumado a los partidos o han ocupando cargos importantes dentro de la administración pública.

Este hecho ha puesto en duda la imparcialidad con que debían conducirse algunos dentro del órgano electoral. La lista es muy larga. Doy algunos ejemplos.

Santiago Creel, consejero ciudadano de 1994 a 1996, se convirtió en secretario de Gobernación en 2000. Ese mismo año, José A. Ortiz Pinchetti se convirtió en secretario de Gobierno de López Obrador.

Además, Juan Molinar asumió como subsecretario de Gobernación, después fue diputado federal, director del IMSS y secretario de Comunicaciones y Transportes.

También ese año Emilio Zebadúa protestó como secretario de Gobierno en Chiapas, después fue diputado federal del PRD y luego funcionario del gobierno actual.

En 2009, Gastón Luken, se convirtió en diputado federal del PAN. Después de algún tiempo, Jaime Cárdenas Gracia se convirtió en diputado del PT y Alonso Lujambio en secretario de Educación Pública y senador del PAN.

Otros que asumieron cargos después de ser consejeros fueron Virgilio Andrade, que fue secretario de la Función Pública; y Francisco Guerrero, que acaba de integrarse como vice coordinador a la campaña de Meade.

Otro caso probable es el de Alfredo Figueroa que, según se ha dicho, será candidato a diputado plurinominal por la coalición Por México al Frente.

Llama la atención que algunos de estos consejeros ya tenían antecedentes partidistas, por lo que es muy probable que durante su desempeño hayan actuado de forma parcial, para favorecer a su partido, como el caso de Guerrero, que votó en contra de las sanciones al PRI por el caso Monex, aunque hay excepciones, como la de Lujambio, que votó por multar al PAN en el caso de los Amigos de Fox.

En el contexto actual, es importante preservar a los órganos electorales como árbitros reales de la contienda política, con integrantes imparciales que privilegien esa función.

La recuperación de la credibilidad en las instituciones comiciales pasa por la creencia de que sus integrantes actuarán sin sesgos partidarios.

Esto será muy difícil si los tribunales siguen avalando la práctica de tener consejeros electorales con militancia, en todos los niveles, que al concluir el cargo regresan al redil partidista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.