• Regístrate
Estás leyendo: ¿El mejor regalo?
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 12:08 Hoy

Paideia

¿El mejor regalo?

Gabriel Castillo Domínguez

Publicidad
Publicidad

El tema de la infancia o de la niñez, tendrá vigencia por mucho tiempo. Al menos eso espero. Puede dar lugar a investigaciones serias, a proyectos interesantes que tengan que ver con ese sector de la población o esa etapa de la vida, pero en la actualidad también puede ser motivo de planteamientos y actos perversos, manipulación política o declaraciones demagógicas.

En un país como el nuestro, con tanto rezago e injusticias, resulta de mal gusto, por decir lo menos, que alguien exprese, en el contexto de la conmemoración del Día del Niño, que el mejor regalo para la niñez mexicana es la reforma educativa; y peor aún si ese alguien es el presidente de la república. De verdad no es explicable que se conciba y ofrezca como regalo a nuestros niños un producto inacabado, del cual no se ha probado que funcione plenamente y genere buenos resultados.

Este asunto, que pudiera quedar en una de tantas anécdotas presidenciales, nos mueve a resaltar la necesidad de llevar a la concreción lo que está plasmado en la Declaración de los Derechos del Niño, documento que en los hechos sigue como letra muerta, ya que no se ha logrado que sean verdaderamente universales los derechos no sólo a la educación, sino a la salud, a vivir en un hogar digno, a no ser explotados laboral y sexualmente, a protegerles de la violencia y los vicios, a ser respetados y cuidados, a no ser víctimas de la corrupción, en fin a garantizarles ambientes sanos y bienestar. ¿Suena ilusorio o utópico?

Tal vez, pero se trata de mejores regalos: políticas públicas que resuelvan estos aspectos, además de impulsar un nuevo pacto social con el compromiso de todos los sectores para abatir la desigualdad.

No basta con llevar a cabo festejos para los niños y las niñas en su día una vez al año, por muy bonitos que sean. Se requiere mucho más, de manera permanente y desde todas las instancias posibles. La importancia de los futuros ciudadanos así lo amerita. Ellos podrán construir un mundo mejor si somos capaces de trabajar en pro de sus derechos. El tema ni nos debe llevar a la cursilería ni a caer en la frivolidad, sino a la reflexión, aunque se combine con las festividades en torno a este día. En cuanto al tema educativo, creo que el regalo idóneo será siempre el compromiso de cada maestro o maestra con la formación integral de sus educandos, en la idea de prepararlos para la vida. Ojalá podamos contribuir, de verdad, a hacer felices a los niños todos los días.


gabriel_castillodmz@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.