• Regístrate
Estás leyendo: Mundo nuevo, segunda parte
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 12:42 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Mundo nuevo, segunda parte

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Quiero hablarle hoy de este mundo nuevo, donde, el tiempo que antes usábamos para socializar, ahora se nos va en mirar absortos nuestro pequeño espejo negro. Ayer, en un café cuatro miembros de una familia estaban absortos en sus celulares. Cinco o diez minutos de silencio y nula interacción personal.

Cinco minutos en que cada uno podía haber estado en continentes diferentes.

Cinco minutos seguidos de un minuto de animada conversación vaya usted a saber sobre qué. Seguramente sobre algo que a uno de ellos le había contado su espejito negro.

Si el celular nos conectara con sitios de noticias, con un periódico serio o con un ser querido quizá la escena podría redimirse, aunque fuera un poquito.

Pero dúdolo, viendo el contenido que circula por todos los celulares hoy día.

Esta semana me llegó, por no menos de seis vías diferentes, el exhorto a poner agua en un balcón que no tengo.

Agua para los pájaros que tienen sed y que sufren y que están, de hecho, muriendo. Quizá me lo mandaban porque los remitentes saben de mi interés por los pájaros. Por ello me permití contestar a todas y cada uno de ellos que eso no era cierto. Que un pájaro libre ni sufre ni muere de sed. Error. Nunca lo hubiera hecho. Me llovió. Insensato. Ignorante. Desalmado. Es cierto, lo leí en el juats.

En mi jardín hay una palangana de barro para que los pájaros lleguen y beban y se bañen. Hay una pequeña fuente con una cabeza de león que escupe constantemente un chorro de agua. Me gusta que lleguen a mi jardín chanates, chileros, tórtolas y zenzontles. Más no lo hago para evitarles la muerte y el sufrimiento.

Los pájaros vuelan y encuentran con facilidad una alberca, una fuga de SIMAS, una manguera de jardín abierta. No sufren ni mueren de sed. El mensaje no me alarmó. Como sí me alarma que estemos entrando en un mundo nuevo de falsedades e histerias innecesarias propaladas por la yesca que se esconde en nuestros espejitos negros. Cuando hay tanto de que asombrarse, de que indignarse, de que alarmarse.


twitter.com/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.