• Regístrate
Estás leyendo: Huelga por el clima
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 18:05 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Huelga por el clima

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Este viernes, un grupo de jóvenes de primaria a universidad faltaron a clases en Torreón. Astrid, Melissa, María José, Ana Cristina, Natalia, Martina y muchos más se echaron la vaca. 

Su falta fue algo más cercano a una protesta que a una travesura. Respondían al llamado de una chica sueca, Greta Thunberg, quien empezó el movimiento de huelga escolar por el clima.

La historia de Greta está para contarse. Sumida en una grave depresión a los once años por advertir el futuro que le espera en un planeta caliente, Greta no iba a la escuela, comía mal y no quería hablar con nadie. 

Un día decidió no permitir que la avasallara la preocupación y decidió ir a protestar al parlamento sueco. Estuvo plantándose con su pancarta, cada día y luego cada viernes.

Su acción inspiró a otros jóvenes y niños a hacer lo mismo. Por eso ese grupo de jóvenes torreonenses se echaron la vaca este viernes. Lo mismo hicieron otro millón de jóvenes en más de mil ciudades de todo el mundo.

Greta Thunberg es ya un símbolo, una líder global. Es menudita, aparenta menos años que los dieciséis que tiene y se expresa con gran claridad y elocuencia. Eso le ha valido ser seguida por tantas muchachas y muchachos -y adultos- en todo el mundo.

Fui a la marcha que hicieron de la Alameda a la Plaza Mayor. Oi emocionado sus discursos. Me invitaron a decir unas palabras. Me negué de entrada para permitir que todo el protagonismo fuera de las chavitas y los chavitos. 

La insistencia y la aparición repentina de un micrófono me orilló a darles un mensaje muy breve. Los felicité por su iniciativa y tuve que declarar mi vergüenza -y pedirles perdón- a nombre de mi generación, por ser culpable de arruinarles el futuro. No fue un recurso retórico. 

En los últimos treinta años hemos emitido más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero que en toda la historia de la humanidad. 

En los últimos diez años hemos dañando más al planeta que en todos los siglos y milenios de la existencia de nuestra especie. De vergüenza infinita, atemperada por la ilusión a ver a las niñas y a los jóvenes luchar por su futuro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.