• Regístrate
Estás leyendo: Escuchar aunque no nos guste
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 22:20 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Escuchar aunque no nos guste

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

La velocidad mata. Nos lo advierte nuestras autoridades sanitarias pero también la Organización Mundial de la Salud. ¿Cómo explicar entonces que el Alcalde de Torreón, emulando a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, busque elevar los límites máximos de la velocidad a la que circulamos en Torreón?

El mundo se está calentando. Nos acercamos -dice la ciencia- al punto en que los cambios catastróficos no tendrán vuelta atrás. 

Stephen Hawking advertía lo que nos espera usando el ejemplo de un planeta que tenía océanos de agua, lluvia y probablemente ríos y lagos. 

Un planeta en el que pudo haber vida algún lejano día pero donde hoy llueve ácido sulfúrico y la temperatura en su superficie es de 462º C. Venus pudiera mostrarnos el infierno que le aguarda a la Tierra. 

¿Como explicar entonces la distraída manera en que usamos nuestros coches o comemos nuestro filete? ¿Como explicar que rabiosos exijamos gasolina barata, tenencias nulas y hamburguesas más grandes y jugosas?

Las conductas colectivas irracionales abundan. Oímos y sabemos las consecuencias que esas conductas traerán, pero insistimos en ellas. No podemos dejarlas. Somos como los alcohólicos, los drogadictos o los ludópatas.

Si alguien nos intenta detener o demostrar que vamos al desfiladero, lo llamamos radical y loco. 

Cualquier argumento que vaya contra nuestra conducta suicida se toma como una agresión personal que se responde con el ataque y el infundio. 

Da igual que el argumento esté bien planteado, o se base en evidencias. Portarnos así va contra nuestros propios intereses. 

Bien nos haría ser más abiertos, detenernos a pensar en lo que se nos plantea aún cuando de entrada nos parezca exagerado, radical o extraño.

Mario Molina, Premio Nobel, plantea que debe haber un cobro diario por usar el coche. De otra manera no ve cómo vamos a limpiar el aire que hoy nos mata. 

¿Cuantos cochistas estarían dispuestos a aceptar este cobro o a que les reduzcan la velocidad con la que circulan -y matan- por las calles de Torreón?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.