• Regístrate
Estás leyendo: La sacralización de la política
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 22:18 Hoy

Siete puntos

La sacralización de la política

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. Nicolás Maduro, el cuestionado presidente de Venezuela, le manda una carta al papa Francisco diciéndole que está al servicio de la causa de Cristo. Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, declaró que Dios había elegido a Trump como presidente de los EUA por su defensa de las causas de los creyentes. A nuestro actual primer mandatario se le bautizó hace años como el Mesías tropical.

2. ¿A qué se debe este estrecho nexo entre gobernante y divinidad? ¿Por qué quienes rigen las naciones se asumen como enviados de Dios? Más aún: ¿qué les lleva a sentirse Dios mismo? Si pensamos bien de ellos debería responderse que asumen su encargo político como una verdadera misión evangélica: son enviados como profetas de la divinidad para salvar a su país de las garras del demonio.

3. Su tarea política la conciben como un apostolado, y es tal la comunicación personal que mantienen con la divinidad, que sus acciones solo reflejan el mandato celestial recibido. Los actuales Mahoma tuvieron en su momento alguna revelación, un éxtasis religioso del que descendieron dispuestos a cumplir con su embajada. No se representan a sí mismos, sino a Dios.

4.Pero si revisamos sus personalidades, más propensas a la soberbia que a la humildad, concluiremos que no solo se sienten bordados a mano, sino incapaces de equivocarse, todopoderosos, omniscientes… Dios mismo. De ahí surge no solo su lenguaje plagado de terminología religiosa, sino el encendimiento de su ira –obviamente, divina– cuando alguien se les opone, les contradice, los critica.

5. Peor aun cuando el problema no es que el gobernante se sienta Dios, sino que quienes votaron por él lo consideren así. Ellos también se enojan sobremanera cuando hablan mal del E-l-e-g-i-d-o, y son incapaces de ver sus errores y limitaciones. Su comprensión ante las evidentes fallas del hombre-Dios raya en la adulación, y encuentran todo tipo de argumentos para justificar sus evidentes yerros.

6. ¿Por qué esta sacralización de la política? ¿Qué no habíamos superado las épocas en que se consideraba al monarca como un Dios visible? Parece que no. Lugartenientes de la divinidad o Dios mismo, gobernantes de extrema izquierda o de radical derecha son encumbrados por sus corifeos y fanáticos. Dioses de barro, indignos de ese nombre, con el que solo se puede llamar al Dios de Jesús.

7. Cierre ciclónico. Me entero de cifras contrastantes. Según la ONG española Manos Unidas, pasan hambre en el mundo 821 millones de personas, la suma total de los habitantes de Europa y USA. Según nuestra Secretaría de Hacienda, los nuevoleoneses somos los mexicanos que más gastamos en el consumo de cerveza, tabaco y bebidas alcohólicas. Interesante. Me entero de cifras contrastantes.

papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.