• Regístrate
Estás leyendo: Píxeles con poder
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 16:18 Hoy

Pixeles

Píxeles con poder

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Desde hace algunas semanas el mundo de los videojuegos ha empezado a cambiar poco a poco, no solamente fue la salida de la Playstation 4 Pro en México, que trajo una nueva calidad en los gráficos, sino también Microsoft con un nuevo juguete.

Hace tan solo una semana se lanzó a escala mundial la nueva consola de la compañía fundada por Bill Gates, la Xbox One X. He de confesar que en principio pensaba que esto no iba a marcar una gran diferencia en la calidad de gráficos o de jugabilidad en los títulos actuales, pero estaba equivocado.

Cada vez que una nueva generación de consolas de videojuegos llega, promete tener la mejor calidad en gráficos, audio y, por supuesto, jugabilidad; es decir, la experiencia definitiva en el mundo gamer.

Pero pocas veces hemos visto un cambio real y que sea un parteaguas en la industria como he experimentado con el Xbox One X.

Y es que no fue solo un cambio en el aspecto físico de la consola, sino en este caso es la primera vez que experimenté una diferencia de gráficos notable en una que, técnicamente, es de la misma generación.

Según Microsoft, el Xbox One X es la consola más poderosa del mundo, todo, entre otras cosas, por los seis teraflops de poder gráfico que tiene, lo cual la convierten en algo casi al nivel que las PC, pero fue hasta que puse un juego y lo comparé con la Xbox One S que me di cuenta que sí había un salto significativo en la calidad de juego.

Cuando nos pusimos a jugar Battlefront II —el nuevo juego del universo de Star Wars— al principio, en la Xbox One S, todo parecía como siempre: buenos gráficos, escenarios fluidos y todo a lo que desde hace un par de años estamos acostumbrados a tener con las consolas de nueva generación.

Pero el error, tal vez de mi parte, fue que el juego lo empecé a jugar en Xbox One X. Fue entonces cuando me di cuenta que los gráficos de la pasada generación eran simplemente terribles.

Lo que quiero decir con esto es que me sorprendí de detalles en nubes, humo y la vegetación del nivel de Endor, en Battlefront II, que, por un momento, hasta me hicieron verificar si estaba bien conectada mi consola a la televisión Oled 4K HDR en la cual estaba jugando.

Ahí fue cuando me di cuenta que el poder gráfico de la Xbox One X era muy superior, incluso, a la generación pasada de su propia consola.

Y no solo eso, a pesar de que la Xbox One S tiene soporte para Dolby Atmos, la combinación de gráficos de alta calidad y sonido espacial —es decir, que te envuelve completamente— es sinigual cuando lo experimentas en la nueva consola de Microsoft.

Todo esto es parte del CPU AMD Custom de ocho núcleos, GDDR5 de 12 GB y el diseño de la arquitectura de la consola que, aunque para muchos todavía esté distante de la calidad de las computadoras, cosa que hasta cierto punto es cierta, ésta hace que realmente le saques provecho a una pantalla de la gama más alta 4K.

Se espera que pronto salgan nuevos títulos que vengan en calidad nativa 4K y esto haga que la consola eleve más su límite de poder gráfico, pero lo cierto es que aún con los juegos que se han actualizado para dar la mejor experiencia de calidad, Xbox One X es el principio de una nueva era en los píxeles.

Y, ojo, no demeritamos el poder y la calidad gráfica de PlayStation 4, pero en comparativas entre la consola pro y la versión regular de Sony, no es tan notoria la diferencia de calidad como en la consola de Microsoft que, insisto, me hizo pensar en algún momento si había algún problema de configuración por lo pixeleado que se veían algunos juegos en la Xbox One S comprada con la X.

Esperaremos estos nuevos juegos que le saquen más jugo a estas consolas, pero definitivamente si eres un gamer es momento de comprar una televisión 4K, porque la era de gráficos hiperrealistas y de gran calidad ahora sí llegó.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.