• Regístrate
Estás leyendo: Somos raza, clase social, género (2)
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 17:01 Hoy

30-30

Somos raza, clase social, género (2)

Fernando Fabio Sánchez

Publicidad
Publicidad

Es de imaginarse que cuando aparecen películas basadas en hechos reales y que cuando estas películas presentan los logros de un personaje que es una minoría racial o de género, se está pagando una deuda pendiente. Así parece ser con los filmes Hidden Figures (2016) de Theodore Melfi y Green Book (2018) de Peter Farrelly. 


La primera narra la forma en que tres matemáticas afroamericanas contribuyeron de forma central a la carrera espacial de la década de 1960. La segunda nos trae la travesía de Don Shirley, compositor y pianista clásico y de jazz afroamericano, a lo largo del sur de los EUen 1962. 

El artista podía tocar para los más ricos, pero no podía hospedarse en la mayoría de los hoteles y ni siquiera usar los baños que no estaban designados para los de su raza. Es por eso del título de la cinta. El libro verde, una especie de guía turística, contenía los hoteles y hostales donde los afroamericanos debían alojarse. 


Sería significativo que estos dos filmes nos llegan a través del género de la comedia, como si a los espectadores se les ahorrara el trabajo de superar el trauma del pasado y se sienta complacido al aceptar esa restitución a su entendimiento de la historia, entre risas y comiendo palomitas. 

También cabría señalar que ambos filmes incluyen protagonistas masculinos blancos, como lo son Kevin Costnery Viggo Mortensen, con una carrera reconocida que garantizaría rentabilidad en la taquilla. 


Al pensar, entonces, si esta deuda es de verdad resarcida, tenemos que preguntarnos si el reconocimiento simbólico es lo suficientemente sustancioso si viene acompañado de estrategias que lo colocan en una posición concesiva, traducido al lenguaje de la cultura que produjo la propia deuda; o si éste es el inicio de una reforma en nuestras percepciones raciales o de género. 

 
Lo justo sería crear una restitución de la cultura agredida a través de sus propios valores y tradiciones. Aunque me pregunto también, ¿sería esta expresióncomprensible para la cultura hegemónica? ¿No es ésta la que debería cambiar al aceptar dentro de sus límites la posición de la cultura desplazada? 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.