• Regístrate
Estás leyendo: Semifinales de la Champions 2016: partidos de ida
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 20:54 Hoy

Sonido & visión

Semifinales de la Champions 2016: partidos de ida

Fernando Cuevas

Publicidad
Publicidad

Inició la lucha para llegar a la gran final del principal torneo europeo de clubes que atrae la atención de medio mundo, tanto a los aficionados de los equipos involucrados como a muchos más, quienes entendemos que podemos ver el mejor despliegue futbolero del planeta. Veamos.

CUANDO SE IMPONE LA CAUTELA

El Manchester City llega a estas instancias por primera vez en su historia. Comandados por Pellegrini, quien ya no estará la siguiente campaña y pretende dejar su impronta en el millonario equipo inglés, se enfrentaron al Real Madrid, conjunto que ha estado en estas instancias en múltiples ocasiones. Dadas las circunstancias, antecedentes y condiciones, quien se terminó imponiendo fue la cautela.

El cuadro con sello de propiedad árabe pareció guardar demasiado respeto a los Merengues y éstos no mostraban demasiado interés en sacar un resultado favorable del campo de sus rivales. Quizá para el MC el escenario de una semifinal y el rival histórico provocaron cierto nerviosismo, mientras que para el RM tanto las ausencias como el recuerdo de su anterior juego en la cancha del Wolfsburg, llamaron a la prudencia, empezando por el banquillo donde hasta los pantalones se rompen de la emoción.

La tribuna estaba en plan emotivo cantando la tradicional HeyJude de The Beatles para dar paso al himno del torneo. El primer medio transcurrió a partir de la lógica del cuidado, con los locales un poco más al frente, no demasiado, y los visitantes sobrellevando las acciones con alguna llegada esporádica. Las lesiones de Silva, cerca del final del primer tiempo, y de Benzema, que ya no salió para la segunda parte, acentuaron el trámite entrecortado y poco imaginativo que predominó en el campo.

La segunda mitad se encontró con un equipo madrileño un poco más echado para adelante, aunque la primera opción fue para los de Manchester en los botines de Agüero. De ahí en más, fueron los visitantes quienes controlaron la pelota y tuvieron las escasas alternativas más claras,sobre todo por la vía de la pelota parada, muy a tono con el rasposo accionar de la pelota.

Una gran parada del arquero Hart a tiro de piedra y otra más de Nava, sentenciaron un encuentro que pareció de la ronda de grupos y no una semifinal. El reducido número de tiros a puerta, cuatro en total, refleja con claridad lo sucedido en el campo. En estas circunstancias, el empate a cero goles abre posibilidades para ambos conjuntos y por ende, entraña riesgos: ya sea tener que marcar de visitante en un estadio de gran peso como el Bernabéu o recibir un gol jugando como local cuando tú no anotaste en tu visita.

CUANDO SE IMPONE EL CORAZÓN

El intenso estilo del Atlético de Madrid refleja una forma de ser que va de la tribuna a los jugadores con el técnico Simeonecomo vaso comunicante. Manejar una forma defensiva con el contragolpe letal como recurso para romper el empate, exige mucha víscera pero también inteligencia y organización colectiva. Puede haber espectáculo en todos los sectores de la cancha, si bien la emoción del gol sigue siendo única.

El Vicente Calderón recibió al poderoso aunque diezmado BayernMunich, comandado por un técnico con otra idea futbolística, contraria e igual de clara, que la de su oponente. Ambas visiones para entender el juego prometían uno de esos partidos que logran atraparte todo el tiempo, considerando los virtuosos intérpretes esparcidos por la cancha con aroma al Manzanares.

El arranque fue para los locales, primero controlando y después generando fútbol lleno de autoconfianza y eficaz gestión. A veces, ojalá fuera más seguido, la respuesta está en casa, en la cantera. Una gran jugada del joven Saúl Níguez (observado por Vicente del Bosque), driblando a tres contrarios y colocando la pelota pegada al poste, ahí donde se puede vencer al gigante Neuer, abrió prematuramente el marcador cuando apenas pasaba la decena de minutos.

El escenario se volvió conocido aunque no por ello desapasionado: los madrileños, que entienden el sufrimiento como una forma de vida, apretaron los dientes y, sin dejarse intimidar por Goliat, defendieron tan preciado gol, en todos sentidos, sin dejar de amenazar del todo con la honda del latigazo ofensivo. El primer medio terminó con la adrenalina a tope, entre impetuosos duelos personales y un árbitro que la tenía difícil pero que, a riesgo de guardarse algunas tarjetas, mantenía el partido en el terreno de la legalidad.

La presión del cuadro teutón arreció durante la segunda mitad, ahora sí generando varias llegadas que anunciaban un posible empate, entre tiros de media distancia y balones envenenados al área. Justo cuando mejor estaba el BM, un contragolpe de los locales terminó en el poste pero fue suficiente para aminorar la embestida y recordarle al conjunto de Guardiola que quizá podrían empatar, pero también recibir un casi mortal segundo tanto.

El gol de ventaja deja abierta la serie para cualquiera, sobre todo después de disfrutar un partido jugado a tope, con el respeto de los estilos propios y dejando de manifiesto que llegar a la final por esta vía va a costar sangre, sudor y, en caso extremo, lágrimas empujadas por la felicidad. Ya veremos de a cómo nos toca en los partidos de vuelta, cuyo carácter definitorio intensificará las emociones.

cinematices.wordpress.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.