• Regístrate
Estás leyendo: Eurocopa 2016: los primeros octavos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 02:42 Hoy

Sonido & visión

Eurocopa 2016: los primeros octavos

Fernando Cuevas

Publicidad
Publicidad

La primera terna de partidos de la siguiente fase del certamen europeo coincidio en su trámite equilibrado, quizá con resultados que no favorecieron a quienes lo merecían un poco más: dos de ellos se definieron más allá de los noventa minutos y el otro por apenas un gol. Parece que estaremos frente a una ronda muy pareja en lo general, dado que en una llave quedaron muchas de las potencias y en la otra varias de las sorpresas.

Los tiempos extra, cuya presencia es susceptibles de ser discutida en torneos de este tipo dado el desgaste que implica, pueden resultar contraproducentes para el espectáculo. Habría que ver qué porcentaje de los partidos que se alargan acaba en penales. Por lo pronto, en la Copa América después del tiempo regular siguen los disparos desde los once metros, sin los dos tiempos complementarios de quince minutos.

GOL INALCANZABLE QUE NO ALCANZA

Los polacos empezaron buscando tener la pelota y generaron alguna llegada prematura, aunque poco a poco los suizos fueron equilibrando e inclinando la balanza a su favor, tanto en tránsito como en la generación de preocupaciones para el rival, si bien se trató de un partido en el que predominaron los sólidos esquemas defensivos, gracias a los cuales ambos equipos habían sacado el cero a cero frente a Alemania y Francia, una final probable.

Cerca del final de la primera parte, una atropellada conducción de Grosickiterminó en clarificador servicio, con pantalla incluida, para que Blaszczykowski resolviera con seguridad y los polacos se pusieran al frente. Un gol que se construyó desde la propia portería con gran pase del arquero. Ahora sí, ante un equipo que no había recibido gol, los suizos tendrían que hacer válido su ligero dominio que se extendió a lo largo de la segunda parte. La portería polaca parecía una fortaleza infranqueable para los ataques normales de cualquier equipo.

Tuvo entonces que llegar el gol del certamen, cortesía de Shaqiri, desafiando la gravedad para prender una pelota de tijera que fue a dar justo a la parte interna del palo y, para beneficio de la belleza del fútbol, introducirse en el arco polaco. Un gol de alcance entre circense y poético que mandó el partido al alargue, donde los suizos pudieron finiquitar, dejando que los polacos tuvieran la última opción también reducida al suspiro. En los penales, los tiradores de Polonia fueron implacables y solamente Shaka erró por Suiza.

GOL PARA MANTENER EL SUEÑO

Después de la trascendente decisión de salirse de la UE por una pequeña diferencia, los británicos viven momentos de incertidumbre. Pero en la Eurocopa las tribunas se llenan de sus entusiastas fanáticos pertenecientes a tres selecciones nacionales que se mantenían en el torneo después de la primera fase: dos de manera sorprendente y el habitual en estas instancias.

Justo Gales e Irlanda del Norte se enfrentaron en las instancias de octavos después de clasificarse en forma inesperada. El espectáculo podía ser por partida doble: en el césped, con las limitaciones esperadas, y en las tribunas, inundadas de cánticos y un entusiasmo de quienes reciben una muy agradable sorpresa: el apoyo al Brexit parecía detenerse en un suspenso discreto mientras que el partido se desarrollaba con el sello de origen, buscando hacer daño con balones al área en busca de una cabeza amiga.

Con un esquema defensivo y sin figuras visibles, los norirlandeses se animaron con alguna que otra opción en la primera parte, al tiempo que los galeses se veían desconcertados acaso por la instancia que estaban disputando. La segunda parte transcurrió más o menos en la misma monotonía hasta que Bale lanzó un centro que fue introducido por su tocayo McAuley en propia puerta. A partir de ahí los galeses y sus reconocibles nombres lograron controlar y jugar como no lo habían hecho los 75 minutos anteriores: lo justo para mantener vivo el sueño.

GOL EN LA AGONÍA

Dos equipos con un importante arsenal ofensivo se tuvieron más respeto del debido: desconfiaron más de su esquema defensivo que la confianza hacia el ataque y decidieron cuidarse antes de quemar los barcos y lanzarse tierra dentro. Croacia se presentaba como favorito ante una selección portuguesa que no ganó en la fase anterior, aunque tampoco perdió. Por potencial en ambos cuadros no parábamos, quizá menos explotado del lado lusitano.

Dominaban un poco más los balcánicos pero sin la profundidad mostrada en anteriores encuentros. Del otro lado, que Pepe haya sido uno de los mejores jugadores resulta indicativo de un partido que terminó quedando muy debajo de las expectativas generadas, a pesar de ciertos destellos que se apagaban muy pronto entre las faltas, marcadas y no, los errores y la estrategia para posponer el resultado, sobre todo aplicada por los portugueses.

Contra lo que suele suceder, los últimos minutos del segundo tiempo resultaron ser los más emocionantes, incluso con el cansancio imponiéndose en el campo, o quizá gracias a ello. A ocho del final los croatas tuvieron tres opciones, una por minuto, faltando cinco, por esos extraños y agridulces detalles del fútbol, Cristiano remató a puerta, por primera vez en todo el partido para su equipo, y el rechace del arquero le cayó a Cuaresma para nada más empujara el balón para marcar la diferencia. Reacción croata lanzándose con todo al frente, en el entendido que merecían más en el partido, pero el silbatazo del árbitro volvió a recordarnos que a veces el capricho se impone por sobre todas las cosas. Ahí queda el llanto del veterano Srna ante la prematura despedida.

cinematices.wordpress.com

Twitter: @cuecaz

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.