• Regístrate
Estás leyendo: Los Spots, el Hartazgo
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 13:40 Hoy

Los Spots, el Hartazgo

Publicidad
Publicidad

Soy de las personas afortunadas que tienen acceso a la televisión por cable o satelital y al uso permanente de la telefonía móvil, y por vocación veo los principales noticieros y programas informativos que ofrece la televisión "abierta" y la radio; dicho esto me referiré al uso de los "spots" sobre las pre campañas de los diferentes candidatos en la contienda presidencial en estos medios de comunicación.

El principal error del uso de esta herramienta comunicacional es la saturación, serán más de un millón de mensajes de 20 y 30 segundos...

¿Qué se puede decir en tan poco tiempo?

No mucho.

El "spot" se ha convertido en una figura algo caduca y anticuada, poco efectivo, es como una "inserción pagada", o una papeleta o "flyer", o un banderín, o una barda pintada con mensajes cortos y sin sustancia.

Para conocer las propuestas y el sentir ideológico de los candidatos se necesita más que un panfleto o un "spot" promocional.

Los asesores en materia de comunicación social deberían de ser creativos, encontrar nuevas formas de comunicar e influir en el basto electorado.

Esto apenas es el comienzo de una elección extraordinaria y hoy por hoy el público televisivo y los radioescuchas están hartos por la sobresaturación de mensajes, algunos con tono agresivo, vacuos y sin fundamento, otros "presumiendo" las virtudes personales de los candidatos, pero poco o nada de sus propuestas reales y viables para gobernar a nuestro país.

Es poca la eficiencia del uso del "spot" tradicional, los que saben de comunicación refieren que el uso repetido y constante de un mensaje suele ser contraproducente, esto es, o no le entienden, o le bajan el volumen, lo mutean, o le cambian de canal o estación, dicho esto entonces la comunicación se queda solo en el envío del mensaje pero no hay respuesta, de hecho provoca reticencia y en muchos casos "náusea" por ver a estos personajes luciéndose de sus "virtudes" para gobernarnos.

Otro aspecto insultante es el costo económico que todo esto representa, son millones y millones de pesos lo que se gasta en "empresas especializadas" en marketing político, dinero que viene de nosotros, los contribuyentes.

Dentro de este maremágnum "informativo" sumemos las redes sociales, en este terreno la saturación es mayor, ya da miedo abrir el Twitter o Facebook, ahí en esta telaraña virtual, los insultos y descalificaciones son mayores, personas o "robots" anónimos y escondidos para denigrar, insultar y atacar al contrincante.

La legislación y la regulación del uso de los millones de "spots" fue avalada por los diputados emanados de los partidos políticos y el INE en la ley electoral, entonces todo se convierte en un círculo vicioso.

En pocas palabras:

Los spots no dan votos; existen otras maneras de comunicación e influencia para el votante, para ello, insisto se necesitan instrumentos novedosos e ideas creativas más contundentes.

Esto apenas comienza, esperemos pues el desarrollo formal de las campañas.

Esperemos, por ejemplo, los debates y sus formatos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.