• Regístrate
Estás leyendo: Generaciones de cambio
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 00:34 Hoy

Columna de Esteban Garaiz

Generaciones de cambio

Esteban Garaiz

Publicidad
Publicidad

A Paco Ignacio y Paloma

Un dirigente, una élite y una masa ciudadana que apoya, empuja, exige. Así, con estos tres elementos, describió las generaciones hace 100 años José Ortega y Gasset, el filósofo español autor de La Rebelión de las Masas, crítica de las sociedades modernas.

Decía don José que hay en el devenir histórico de las sociedades humanas: generaciones de continuidad y generaciones de cambio: unas acumulativas y otras de renovación.

Ya no hay duda en México hoy: la actual generación está forzada a ser una generación de cambio. Las cosas ya no pueden seguir así. El país hiede.

Será la cuarta en la historia de México: después de la Insurgencia, de la Reforma Liberal y la Revolución.

Sobre el líder: arroyos de tinta (y de bites) se están escribiendo y difundiendo en las horas que corren.

De la pléyade: Hay que mencionar algunos nombres de quienes integran el equipo responsable de la dirigencia que ha venido conformando el nuevo proyecto de Nación: mujeres y hombres que están poniendo al servicio del país el privilegio que tuvieron de su formación profesional con conpromiso y patriotismo.

De 2011: Armando Bartra, José Eduardo Beltrán, Jaime Cárdenas, Luciano Concheiro, Arnaldo Córdova, Agustín Díaz Lastra, Héctor Díaz Polanco, Laura Esquivel, Víctor Flores Olea, Luis Javier Garrido, Antonio Gershenson, Enrique González Pedrero, Hugo Gutiérrez Vega, Adolfo Hellmund, Asa Cristina Laurell, Luis Linares Zapata, Bertha Luján, Ignacio Marván, Lorenzo Meyer, Roberto Morales, Jorge Eduardo Navarrete, Juan José Paullada, Martha Pérez Bejarano, José María Pérez Gay, Elena Poniatowska, Rogelio Ramírez de la O, Octavio Romero Oropeza, Eréndira Sandoval, Julio Scherer Ibarra, Enrique Semo, Claudia Sheinbaum, Raquel Sosa, Víctor Suárez, Carlos Tello, Víctor Manuel Toledo, Héctor Vasconcelos.

Son los 36 autores, mujeres y hombres prominentes, coordinados por Jesús Ramírez Cuevas, que redactaron El Nuevo Proyecto de Nación. Por el renacimiento de México, publicado por Grijalbo, en 339 páginas en ese año.

Amplios conocedores y experimentados, honrados y patriotas, en las diferentes ramas de la vida nacional: economía, relaciones internacionales, energía, educación y cultura, salud pública, gobierno, ecología y tareas agropecuarias, desarrollo hidráulico, ciencia y tecnología, relaciones laborales, gobernación.

Sin olvidar los gobernantes: Porfirio Muñoz Ledo, Alejandro Encinas, Marcelo Ebrard. Ahora están en la pléyade: Tatiana Clouthier más: Olga Sánchez Cordero, Héctor Vasconcelos, Carlos Manuel Urzúa Macías, María Luisa Albores, Josefa González Blanco, Rocío Nahle, Graciela Márquez Colín, Esteban Moctezuma Barragán, Víctor Villalobos, Javier Jiménez Espriú, Irma Eréndira Sandoval, Jorge Alcocer Varela, Luisa María Alcalde, Román Meyer Falcón, Miguel Torruco Marqués, Alejandra Frausto Guerrero,: 8 mujeres y 8 hombres propuestos a la luz pública para integrar al equipo de gobierno federal para 2018-2014. Faltarán muchos. Esto no pretende ser un mitin priista en el que por fuerza hay que mencionar a “le tout monde”.

Sólo se propone ilustrar que hay una pléyade al frente de esta indiscutible generación nacional del cambio por la regeneración nacional. Es un movimiento generacional. Más allá de un mesías, más allá del populismo; es una pujante generación de cambio. Varios de ellos tendrían talla presidencial.

Más allá también de un partido político, fundado por necesidad, y así se libró de ataduras y amarres tramposos. Muchas y muchos (ya estamos cayendo en el feminismo gramatical) que no sólo están furiosos con las atrocidades en que estamos hundidos.

Ahora tienen un ideal claro y una esperanza fundada. Mirando hacia adelante, con ánimo de recuperar el rumbo perdido: orientándolo a los jóvenes. La nueva generación.

¡Claro que no les salen las cuentas! Ni a Moody´s, ni a la oligarquía en el dominio del poder político. La Auditoría Superior de la Federación lo tiene muy clarito. No le hacen caso. Con esa miserable recaudación (diseñada por José Antonio Meade) que no llega ni a la cuarta parte de la proporción que recaudan los países prósperos, no hay forma de gobernar según la ley y los derechos de todos.

Peor aún: con la proporción ridícula del impuesto sobre la renta, donde los que más acumulan, paguen más. Es claro que el Estado mexicano, en su actual administración, NO PUEDE hacer lo que TIENE QUE hacer para cumplir con los derechos elementales de todos los mexicanos. Ni avorazándose con la gasolina.

Su lógica al revés les dice que recorte. La lógica sana es cobrar a quien debe aportar más, porque acumula más. No aumentar impuestos regresivos sobre la sufrida y aguantadora clase media. Eliminar privilegios fiscales y aumentar la recaudación.

Esta será generación de cambio.

Pronto.

www.estebangaraiz.org

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.