• Regístrate
Estás leyendo: Confluencias al 2018: II
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 03:14 Hoy

Columna de Esteban Garaiz

Confluencias al 2018: II

Esteban Garaiz

Publicidad
Publicidad

También en los ámbitos de Movimiento Ciudadano se ha manifestado abierta y expresamente el repudio por la conducción política y económica nacional de los 6 últimos sexenios federales desde 1982; y está clara la propuesta de un cambio radical en el modelo de desarrollo nacional.

Los días 29 y 30 de noviembre más el 1 de diciembre se llevó a cabo en la Ciudad de México la Conferencia Internacional sobre Movimientos Progresistas y Ciudadanos de América Latina y Europa, convocada por la Fundación Lázaro Cárdenas y la Fundación Friedrich Ebert de la Socialdemocracia alemana.

Dos características se hicieron notar en el evento. Por un lado la intensa participación de los jóvenes y mujeres, documentada y analítica. Igualmente el riguroso sentido autocrítico de los dirigentes europeos y latinoamericanos, en el que resultó de destacarse la presentación del hasta recientemente Secretario del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez; así como de la joven Senadora de Navarra Idoia Villanueva, de la nueva formación política Podemos.

En el ámbito nacional, los jóvenes, ellos y ellas, se manifestaron severamente críticos con la conducción del país en los últimos decenios; y lo hicieron con rigor y seriedad, alejados de estridencias retóricas. El clamor por un cambio de país en el modelo de desarrollo fue absolutamente la tónica. Mantuvieron el buen tono de no hablar de candidaturas personales.

En los mismos documentos básicos de Movimiento Ciudadano, como partido político con registro nacional, no se andan por las ramas. Empezando por el descarnado diagnóstico de la situación nacional en los últimos sexenios de PRI y PAN.

Dice la Declaración de Principios: “El modelo económico neoliberal no ha cumplido con sus promesas de desarrollo y bienestar. La democracia se ha entendido únicamente desde la perspectiva electoral”.

Continúa: “La degradación política, económica y social que vive nuestro país, el deterioro del tejido social, la violencia e inseguridad, la devastación del medio ambiente y el saqueo sistemático de la riqueza nacional dan cuenta de esta situación. Un Estado capturado por intereses corporativos y privados no puede garantizar el bienestar de la mayoría de la población”. Estado capturado.

Concluye: “Es necesario enfrentar a nuestro país con la imperiosa necesidad de su construcción para cambiar este rumbo injusto y costoso para las actuales y futuras generaciones. Ello sólo será posible mediante una participación ciudadana que vaya más allá de los partidos políticos”. Más allá de los partidos políticos.

Para que no quepa duda, dice la Declaración “Nuestra ideología: la Socialdemocracia”. Por supuesto que la democracia social tiene múltiples variantes según tiempos y latitudes. Pero tiene una condicionante básica en todos los casos: un Estado firme con un presupuesto público holgado a partir de un régimen fiscal eficaz y equitativo: o sea progresivo, según el criterio de Naciones Unidas. Ahí está la desgracia de la larga etapa neoliberal mexicana: precisamente ahí.

Como se recordará, entre los requisitos fundamentales que la autoridad electoral federal exige a cualquier agrupación política que desee obtener el registro como partido político, está el de presentar los llamados tres documentos básicos: la Declaración de Principios, el Programa de Acción y los Estatutos o norma interna.

También está el compromiso de no aceptar dictados extranacionales. Justo lo que han venido violando los gobiernos del PRI y PAN por más de 30 años.

Por eso, resulta hasta chocarrero que ahora desde los cuadros dirigentes de Acción Nacional se lance la disparatada idea de un “frente opositor”.

Opositor ¿a qué? ¿a la construcción de villas olímpicas en terreno de recarga acuífera esencial, y con dinero del ahorro de los trabajadores? ¿a haber abatido el pago al trabajo hasta menos de la cuarta parte? ¿a declarar guerra civil estúpida poniendo al Ejército, garante de la seguridad nacional, frente a la población civil, como si fuera ejército de ocupación?

¿Oposición a los regímenes fiscales que abren boquetes “legales” para que los “grandes contribuyentes” acumuladores de ganancias eludan impuestos? ¿a que, en consecuencia, el IMSS saqueado ya no tenga ni paracetamol para atender a los derecho-habientes, o sea los que tienen derecho a exigir que se les atienda en su salud? ¿a que sigamos teniendo un seguro social que no ha incorporado ni al 60 por ciento de la clase trabajadora?

Los cómplices de 30 años del descalabro nacional no pueden ahora formar ningún frente opositor para rescatar a la Nación. Respeto para quienes soñaron con una patria ordenada y generosa. Derecho de admisión.

www.estebangaraiz.org

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.