• Regístrate
Estás leyendo: Una política estilo swinger
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 20:04 Hoy

El desmenuzadero

Una política estilo swinger

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

A principios del siglo pasado, previo a la fundación de la Unión Soviética, se dio una fusión ideológica que parecía no tener algún conflicto entre sí, es más, enormes similitudes, ambos con una base en el marxismo: los bolcheviques y mencheviques formaron el Partido Obrero Social Demócrata.

Terminaron con el zarismo y dieron pie al comunismo. Pero pese a ser ambos izquierdistas, el extremismo del bolcheviquismo rompió con sus aliados y dieron pie a una nueva revolución. El punto fueron las ideologías definidas.

No se asusten amiguitos, no son clasesitas de historias ni adoctrinamiento anticapitalista, es solo un ejemplo que redunda en el desmadre de las alianzas política en México.

Meade, un neopanista que inició las reformas Fiscal y Energética, fue atraído al PRI junto a las simpatías del partido azul, un trabajo que antoja continuidad hace más de una década.

AMLO, un ex priista un liberal con tendencia socialista (o populistas) atrayendo, por ejemplo, al PES, un grupo supuesto conservador, más lo que caiga, en la intención de llegar a la silla presidencial.

Anaya, que tras desmembrar su propio partido en la ambición personal, se haga de los servicios de un prostituido PRD de ‘los Chuchos’.

Margarita, parte de un proyecto matrimonial, desconoce tanto gasolinazos como la violencia, surgida en el periodo presidencial de su marido, especialmente a partir de 2008,

El chapulineo es un arte en del pragmatismo político en México.

Esto permite, sin duda, campañas superficiales, carentes de sustancia propositiva o de compromiso, donde el populismo no es exclusivo de ningún personaje, peor aun, convertido en un show mediático, casi trumpiano, donde cada candidato entra con un jingle estilo “Eye of the Tiger” bajo una enorme pantalla led y un micrófono, al puro estilo de la WWE.

¡Entonces venga el show que al mexicano gusta tanto!

Las alianzas no son una mala ‘practis’, pero el país, vivido entre la dependencia económica internacional y un mercado clientelar, una grave crisis moral y un patriotismo convenenciero, traducido en pobreza, violencia y corrupción, tiene pendientes políticas económicas y sociales: el narco y las drogas, equidad de género, sociedad gay, el fallido sistema anticorrupción o el educativo, impuestos.

Un futuro incierto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.