• Regístrate
Estás leyendo: La CDMX ‘tamaulipizada’
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 18:29 Hoy

El desmenuzadero

La CDMX ‘tamaulipizada’

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Hace poco leí a un periodista renombrado, que no nombraré para evitar controversias, sobre que tras años, había llegado a la Ciudad de México la violencia que sólo se veía en la provincia.

Debo aclarar que no es la primera vez que el ex Distrito Federal sufre la vejación por parte del crimen organizado; hace un par de años les aparecieron ejecutados en puentes de Iztapalapa. Bueno, ahora el escenario fueron los narcobloqueos, el miedo.

Voy a reconocer que en Tamaulipas alguna vez sentimos lo mismo con otro estado de la República; en el 2010 videos y fotografías circularon por las pubertas redes sociales, de coches bomba bloqueando calles en Ciudad Juárez.

Yo sólo atiné a pensar “¡chingado, eso se veía en el Medio Oriente!”

Desde allá hasta nuestro tiempo, Tamaulipas o Michoacán le arrebataron la estafeta de ciudad peligrosa.

Y hoy la Ciudad de México está “tamaulipizada” por esta bandita que tiene armas de alto calibre y granadas, que sembró el miedo; y el miedo, señores, se politiza.

Los gobiernos aprovechan la situación de miedo, la confrontación de los ciudadanos, al momento de salir y pensar “hemos estado conviviendo con los criminales”.

Es difícil creer que los gobiernos no tuvieran idea de que el crimen seguía ahí, y qué, por presión y abuso, el groso de la economía popular tiene intervención del crimen.

Luego vendrá el ¡Denuncien!, ¡denuncien!, ¡DENUNCIEN!, en la comodidad de la burocracia y el déficit de inteligencia policial o de seguridad.

¿O es posible que en terrenos tan limitados como un penal, no se tenga control y se diga que, es difícil?

La omisión es un delito, y los gobiernos están omitiendo su responsabilidad de garantizar que el ciudadano salga libre a trabajar, pasear, amar, comer tacos o al restaurante, manejar o ir en colectivo.

Algo es seguro, el crimen organizado vive en la CDMX y clama espacios, y el gobierno está obligado a detenerlo.

Los capitalinos están viviendo tristemente lo mismo que han (hemos) vivido los demás estados, donde además del miedo, la impotencia, el luto, y el efecto mariposa del narcotráfico, está eso que es todavía más peligroso: que el gobierno lo politice.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.