• Regístrate
Estás leyendo: A imagen y semejanza
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 06:27 Hoy

Igitur

A imagen y semejanza

Erandi Cerbón Gómez

Publicidad
Publicidad

Para matar a una pantera
hay que cerrar los ojos.
Susana Villalba

Cuando escuché a Philippe Jaroussky en Madrid, recordé que en la ópera, además del tenor, existe un contratenor; acabé evocando entonces a Farinelli, quien, al momento de descubrirlo, fue algo sencillamente sublime, adjuntado a la precariedad de mi rudimentario conocimiento operístico.

Es un recuerdo como una forma de verificar también que más allá de la semántica (porque en el lenguaje hay antónimos por cada sinónimo) existen contras hasta en las cuestiones musicales. Sin esgrimir críticas, algunos temas son clave y otros simplemente están para enfatizarse y que algo no pierda en un futuro su carácter que inequívocamente debería ser positivo.

El destino de Jaroussky se explica con facilidad porque las personas aman al “talentoso” joven; el de Farinelli no, porque evitó adoptar formas o ponerse un disfraz. Contrastes así continúan por la ambición de distinguirse entre la propia clase. Ahora que los públicos dejan de admirar la inteligencia o erudición, es necesario guiarse por la voluntad de la idea. Cualquier forma de expresión esta amoldada a la época en que surge; sin embargo, quienes componen obras que son excepciones atemporales llaman primero la atención y además deben ser conocidos por cualquiera que guste de lo auténtico, aunque suelan quedarse arrinconados por lo novedoso. Sí, tenemos mayor número de artistas porque los medios, para lograr un fin, son más accesibles que antaño, lo que no necesariamente significa que la calidad de su trabajo empate con los clásicos.

Cabe mencionar que el caso de las bellas artes nunca será el mismo que el de las ciencias, con razón o sin ella, porque esta última ha sofisticado su sistema, permitiendo un mayor soporte médico, por ejemplo. Pero los artistas se han ido enajenando hasta el punto de hacer pura abstracción.

Las lecciones más importantes en la vida son, sobre todo, una elección de cómo quiere vivirse, y del mismo modo en que tenemos palabras por cada concepto que con dificultad entendemos, ciertas cosas no necesitan explicación para comprenderse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.