• Regístrate
Estás leyendo: Y ardió París: crónica de una suerte anunciada
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 15:51 Hoy

Verdad amarga

Y ardió París: crónica de una suerte anunciada

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Cuando los turcos amagaban a Europa en 1570, Francia les permitió el fondeo y desembarco en sus costas con tal que atacaran al Imperio español hasta que, luego del genocidio que hicieron las huestes del sultán en Chipre, se horrorizaron al saber que se dirigían a las costas de Marsella.

De igual modo el mismo año, los príncipes protestantes de la Germania se negaron a acceder a las súplicas del Papa Pío V de unirse a los católicos en defensa de Occidente cristiano, pero palidecieron una vez que los sarracenos, entre masacres y violaciones, cruzaron las Balcanes rumbo al corazón del Sacro imperio romano germánico. 

Tal parece que hoy como ayer, las políticas migratorias falsamente humanitarias impuestas por la Comunidad Económica Europea desde Alemania y acatadas servilmente por Francia desde hace más de una década empezaron a cosechar frutos desde las violaciones y ataques masivos que se empezaron a dar impunemente, desde hace cuatro años, siguiendo una estela de fuego y sangre—patentada con los numerosos incendios perpetrados contra templos católicos en Paris y el resto de Francia durante las últimas dos semanas hasta el día de hoy; en que la catedral de Notre Dame—símbolo multicentenario de occidente cristiano y patrimonio histórico de la Humanidad—ardió en llamas ante los ojos del mundo entero, en tanto el gobierno responsable (emanado de las logias y las transnacionales) irresponsablemente se empecinaba en atribuir la destrucción a un posible accidente derivado de los trabajos de restauración al interior del templo.

Mientras Europa llora y el mundo tiembla, en México la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero amagaba la semana pasada con seguir acatando servilmente las mismas políticas desastrosas que en Francia y Alemania han generado zozobra y amenaza a sus ciudadanos, no solo permitiendo la migración masiva e irresponsable de migrantes vinculados con el crimen organizado (con apoyos y financiamiento público) en detrimento de los mexicanos que de pronto, tanto en la frontera norte como en Tapachula, Chiapas, amanecen sintiéndose ajenos y forasteros—frente los abusos de estas hordas de invasores con licencia—en el mismo suelo que los vio nacer, mientras el Gobierno federal se tapa los ojos desde Palacio nacional, cada mañana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.